En el Ministerio del Interior reconocen "dificultades" para brindar garantías a víctimas

Señalan que el mecanismo de medidas ante denuncias de violencia de género es contraproducente
En lo que va del 2017, fueron asesinadas cinco mujeres en hechos de violencia doméstica. En uno de los casos, el de Valeria Sosa, hubo una "falla en el ámbito policial", dijo el ministro del Interior, Eduardo Bonomi y no se cumplió el protocolo establecido.

Sin embargo, el ministerio reconoce además otra debilidad en el sistema de denuncias, y es cómo se actúa una vez que la persona se acerca a una seccional para evidenciar su situación.

La directora de la división Políticas de Género de esa cartera, July Zabaleta dijo al programa En Perspectiva que "todavía hay algunas dificultades para brindar verdaderas garantías a las víctimas" de violencia de género.

Según explicó Zabaleta, la dificultad está en cómo se actúa luego de que la persona realiza la denuncia. Señaló que, sobre todo en Montevideo, el problema radica en que no se toman medidas cautelares en forma automática, sino que se espera al testimonio del denunciado.

Luego de que la Policía recibe el testimonio de la víctima, se entera a la Justicia de forma telefónica, y se manda al juez a que cite al acusado, indague y vuelva a enterar a la Policía, explicó la psicóloga del ministerio del Interior. En ese caso, la víctima debe esperar a que un juez conozca la versión del acusado, y en el ínterin, probablemente deba volver a su casa. Eso, a juicio de Zabaleta, es "lamentable" y "contraproducente".

La jerarca explicó que luego de la denuncia, el hombre puede actuar de manera violenta por "la pérdida del control total sobre la víctima".

Es por eso que desde hace un par de años se trabaja para que la comunicación a la Justicia sea inmediata y apoyar el retiro del hogar, señaló Zabaleta, pero "todavía falta".

En caso de que la mujer no quiera volver a su casa se coordina con organizaciones que brinden apoyo con refugios, o se buscan otras alternativas en Inmujeres o en los hogares de Inau.

Zabaleta recalcó que parte del problema está en que la violencia doméstica se sigue relativizando. "Seguimos pensando que las víctimas mienten cuando denuncian, y que es un asusto privado, cuando todos deberíamos intervenir", afirmó.


Populares de la sección