En la cancillería no encontraron documentos por los refugiados de Guantánamo

No se conocen los términos del acuerdo entre EEUU y Uruguay
Hay un problema fundamental con el pedido del sirio Jihad Diyab de conocer el "acuerdo" entre Estados Unidos y Uruguay que le posibilitó a él y a cinco personas más salir de la cárcel de Guantánamo para llegar a Uruguay en calidad de refugiado en diciembre de 2014.

El problema es que ese "acuerdo" que reclama Diyab y al cual otros actores también hicieron referencia en los ultimos 18 meses, no tiene un correlato en el universo físico o, por lo menos, no existe dentro de las paredes del edificio del Ministerio de Relaciones Exteriores, dijeron a El Observador fuentes del gobierno.

Cuando en marzo del año pasado, Luis Almagro culminó su gestión y Rodolfo Nin Novoa asumió la titularidad de esa cartera no hubo ninguna indicación en torno a la existencia de un documento que estableciera las pautas según las cuales Uruguay se había comprometido a recibir a seis exreclusos de la prisión estadounidense.

Sin embargo, y ante los comentarios que señalaban la existencia de dicho acuerdo escrito, durante los primeros meses de la nueva cancillería se hizo una búsqueda con el fin de conocer si existía algún papel que pudiera dar cuenta de los términos de ese compromiso al cual había accedido el entonces presidente de la República, José Mujica.

El resultado de ese esfuerzo lo resumió el canciller cuando fue convocado a comparecer ante la Comisión de Asuntos Internacionales del Senado el 21 de julio de este año.
"En la cancillería no encontramos ningún documento firmado que aludiera a un tratado en esa materia. Lo quiero decir con todas las letras", dijo el canciller ante la consulta del senador del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou.

"Hoy estamos ante un problema: el no saber. Creo que el perfeccionamiento de un acuerdo internacional ´de boca´ no parece hablar muy bien de la formalidad en el establecimiento de las relaciones exteriores", aseguró en esa comisión Lacalle Pou antes de hacer su consulta.

Ese día, Nin Novoa explicó que los seis exreclusos hicieron la solicitud de llegar en calidad de refugiados y que fue la Comisión de Refugiados la que les dio ese estatuto por escrito.

Los refugiados tenían la obligación de aprender español para poder incorporarse a la sociedad. Cada uno de ellos recibió una cédula de identidad y un título de identidad de viaje que tiene las mismas funciones que las de un pasaporte.

Notas para Diyab

El gobierno cumplió con otra de las solicitudes de Diyab, quien en su última petición demandó que el gobierno uruguayo le entregara cartas que le facilitaran su ingreso a otros estados.

En la tarde de ayer, Diyab y las embajadas de Turquía, Qatar, Líbano y Venezuela recibieron esas notas de parte de la cancillería uruguaya en las que se establece que el sirio no tiene ningún impedimento para trasladarse fuera de Uruguay y que el país tampoco se opone a que ellos suceda.

Encrucijada

Pero el principal problema sigue incambiado: Diyab quiere reunificarse con su familia en algún país árabe y/o musulmán y hasta ahora no hay un solo estado que haya aceptado recibirlo.

La situación pone en una encrucijada al gobierno que ha dicho y una y otra vez que no hay nada más que pueda hacer por el sirio y que todos los días escucha que el estado de salud de Diyab deteriora.

"Los requisitos para que una persona pueda ingresar a otro país son ajenos al gobierno uruguayo", dijo a la prensa el viernes pasado el subsecretario del Ministerio de Relaciones Exteriores, José Luis Cancela.

De forma paralela, Diyab sigue negando la oferta de la cancillería de facilitar la llegada de sus familiares a Uruguay.

"Al día de la fecha los documentos de viaje, autorizaciones de visa y gastos de traslado de su familia se encuentran listos y cubiertos para que esta viaje al país, para lo cual dispone, además, de la vivienda adecuada para recibirla", expresó ayer un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores.

El sirio volvió a caer en "coma superficial" el lunes 10. El abogado Pablo Chargoñia, que representa a Diyab en su reclamo, dijo ese día que el exrecluso se encontraba "inconsciente".

La doctora Julia Galzerano, integrante de la Comisión de Derechos Humanos del Sindicato Médico del Uruguay (SMU), informó que el refugiado estaba con suero.

"Se encuentra muy agotado y muy deshidratado. La situación es más grave que la registrada el mes pasado porque se suman días de huelga de hambre y huelga seca", dijo Galzerano.

Populares de la sección