En la extrema derecha y tan sola como Robinson Crusoe

La odisea de Blanca Luz Brum (última nota)

Blanca Luz Brum, una morocha nacida en 1905 en Pan de Azúcar, se instaló en Chile en 1934, cuando todavía era una militante de la izquierda radical y había corrido una larga serie de aventuras en Uruguay, Argentina, Perú, México y Estados Unidos.

A partir de 1939, ya casada por cuarta vez, viró hacia el nacionalismo y una fervorosa fe católica. En 1942 se vinculó a Juan Domingo Perón, la estrella en ascenso de la política argentina, de quien se dice que fue amante hasta que Eva Duarte la ahuyentó. Vivió en Montevideo a partir de 1943 y en 1947 regresó a Santiago, trabajó como periodista y se casó con Carlos Brunson, un empresario chileno, su quinto marido.

En 1957 ayudó a escapar de una cárcel de Santiago a Guillermo Patricio Kelly, un nacionalista fanático partidario de Perón, lo que le valió un largo juicio, un poco de cárcel y otro poco de ostracismo.

La muerte de dos hijos

Eduardo Parra, hijo de Blanca Luz Brum y el poeta peruano Juan Parra del Riego, falleció en 1952, cuando tenía 26 años, al estrellarse en su auto contra la parte trasera de un camión al sur de Lima, Perú, donde visitaba a su familia paterna como escala en un viaje a Estados Unidos.

Deprimida, Blanca Luz Brum comenzó a viajar a la isla Más a Tierra, luego llamada Robinson Crusoe, del archipiélago Juan Fernández, situado en el océano Pacífico a casi 700 kilómetros de la costa chilena. "Nada podía retenerme que no fuera la soledad", escribió. Consideraba a la isla su "paraíso terrenal".

Libro Blanca Luz Brum
"Mi vida...", publicación póstuma (2004)

En 1953 publicó El último Robinson, relato basado en el diario del sueco Alfredo de Rodt, quien colonizó la isla Más a Tierra a fines del siglo XIX. En 1954 el presidente chileno Carlos Ibáñez del Campo le otorgó la Orden al Mérito Bernardo O'Higgins por su divulgación de la cultura chilena.

Tras involucrarse en 1957 en la fuga de Guillermo Patricio Kelly, se recluyó en Juan Fernández por imposición de las autoridades de Chile.

Adquirió un terreno sobre la bahía de Cumberland, en la isla Más a Tierra, un territorio de 95 kilómetros cuadrados con algunos centenares de personas, la mayoría en un villorrio llamado San Juan Bautista. De a poco, con grandes dificultades, construyó una cabaña que llamó El solar de Selkirk (Alejandro Selkirk fue el marino abandonado en 1704 en esa isla que inspiró a Daniel Defoe su novela Robinson Crusoe). Vivió entre Santiago y la isla, en la que leía, escribía y pintaba. Aumentó su reclusión allí a partir del 19 de mayo de 1979, cuando su hijo Nils, quien vivía en Nueva York, falleció en un accidente de tránsito en Santiago, frente a la casa de su madre.

"¿Qué hago aquí?"

En el verano de 1963, durante su última visita a Uruguay, le reprochó a Eduardo Víctor Haedo que hubiese recibido a Ernesto "Che" Guevara en su casa La Azotea, en Punta del Este, en agosto de 1961. En 1964 participó activamente en la campaña electoral de Eduardo Frei Montalva, de la Democracia Cristiana, quien en 1966 le hizo el gusto de decretar los cambios de nombre de las islas Más a Tierra, que pasó a llamarse Robinson Crusoe, y Más Afuera, que se denominó Alejandro Selkirk.

Ya casi nadie respondía sus cartas, salvo la fiel Esther de Cáceres.

Tras el triunfo de Salvador Allende en las elecciones chilenas de 1970, Brum se sumó a protestas en su contra: pretendía que no se le entregara el gobierno.

Su hijo Nils entonces vivía en Canadá y su hija también en el exterior. "¿Qué hago aquí?" le escribió a Esther de Cáceres. Deseaba volver a Uruguay o marchar a otro país con un puesto diplomático.

Envió cartas al presidente uruguayo Jorge Pacheco Areco solicitándole una agregaduría cultural o un consulado para huir de Chile.

Desde la isla Robinson Crusoe respaldó el golpe militar contra Allende de setiembre de 1973. En 1981 se le concedió la ciudadanía chilena. Recibió sus papeles en una ceremonia formal en presencia del dictador Augusto Pinochet.

"Algo de leyenda"

Vivió sus últimos años en la isla, en soledad, resentida con Montevideo y sus antiguos conocidos. Trataba con su hija y su nieta y con personajes como Erik, carpintero y borracho. Viajaba de tanto en tanto a Santiago, presidió el Pen Club de Chile (1983), como ya lo había hecho a mediados de la década de 1940, pintaba cuadros estilo naif y escribía sus memorias: Una vida.

En una entrevista que publicó el diario La Segunda el 15 de mayo de 1984 negó la desaparición de personas en Chile por razones políticas durante la era Pinochet. Había completado su viaje desde la extrema izquierda, que abrazó en la segunda mitad de la década de 1920, hasta la extrema derecha, con un pasaje por el nacionalismo americanista, el peronismo y la Democracia Cristiana.

El 2 de setiembre de 1984 el diario Las Últimas Noticias publicó la última entrevista a Blanca Luz Brum titulada "Tengo algo de leyenda". En esa conversación sostuvo que su gran amor fue el muralista mexicano David Alfaro Siqueiros, que se separaron por motivos ideológicos, lo que no era cierto, y que "tampoco he sido una mujer de derecha".

Falleció en Santiago el martes 6 de agosto de 1985, cuando tenía 80 años, como consecuencia de un cáncer de pulmón. Fue enterrada en el cementerio Santa Inés de Viña del Mar.

En 1997 un estudio de la historiadora Graciela Sapriza inició su rescate y a fines de ese año la Junta Departamental de Montevideo dio su nombre a una calle del barrio Conciliación. En forma póstuma se publicó Mi vida. Cartas de amor a Siqueiros (2004). Hugo Achugar convirtió la vida de Blanca Luz Brum en novela: Falsas memorias (2000), en tanto Alberto Piñeyro la reconstruyó con minuciosidad en Blanca Luz Brum – Una vida sin fronteras (2011).

En el año 2000 un tsunami devastó la isla Robinson Crusoe.

Para leer la serie completa

La odisea de Blanca Luz Brum

La "devoradora" de hombres en la corte de Siqueiros, Rivera y Frida Kahlo

Un magnate, un mural y demasiados poetas sueltos

Del partido comunista a los brazos de Perón


Comentarios

Acerca del autor