En la intimidad de Bar Lobo

Bar Lobo ha cumplido ya sus primeros cinco años de vida. A fuerza de buena cocina, shows en vivo, y una atmósfera íntima y relajada, se ha convertido en uno de los referentes de la zona

En la esquina formada por las calles Coronel Mora y Montero, en una típica esquina de Punta Carretas, encontramos el local de Bar Lobo.
Nos reciben luces cálidas y tenues, ambiente tranquilo, y una paleta de color que abraza el bordeaux.

El restaurant cuenta con un salón más bien pequeño, que rodea la barra y la parrilla.
Fuera, una docena de mesas son abrigadas por el cerramiento plástico y los estufas-hongo que dejan el invierno afuera.
Más adentro y más abajo, nos adentramos en la cava del bar. Acogedora, los fines de semana alberga interesantes shows de música en vivo, de artistas nacionales y extranjeros.

A LA CARTA
El restaurant presenta una carta con fuerte influencia de la cocina mediterránea, a la que se suma la tradicional parrilla uruguaya.
Además, varios platos de creación de su chef y propietario Fernando Caprile, permiten considerar que acaricia preparaciones de cocina de autor.

Para comenzar con nuestra cena, pedimos unos Pastelitos rellenos de Escalibada y queso de cabra, presentados en una suerte de tubos de masa horneada, rellenos de los citados vegetales asados.
En el centro y a manera de dip, un garum de aceitunas negras, en otra preparación clásica de Catalunya.

El plato nos gustó, pero extrañamos el dulzor del morrón rojo asado, ausente en esta Escalibada.
Otro punto en contra del plato es que su precio nos pareció excesivo, al compararlo con la porción servida.

La moza nos descorchó un vino para recomendar: Cabernet Franc 2011, línea Vieja Parcela, de Bodegas Castillo Viejo.
Un vino complejo, con mucha fruta roja, y notas empireumáticas y animales. Muy disfrutable.

Como principales, ordenamos un Mix de Cerdo Agridulce, constituido por una brochette de bondiola y matambrito de cerdo, sobre medallones de boniato zanahoria frito y salsa de ciruelas; y una Pechuga Caprile con queso de cabra, plato de autoría del chef, presentado con una nueva brochette, este vez de medallones de suprema de pollo, puré de boniato zanahoria, salsa de frutos rojos, y queso de cabra.

Ambos platos nos parecieron muy sabrosos y recomendables. Los puntos de cocción de las carnes, justos.
Además, las porciones de los principales notablemente mayores, y acordes al precio.

Como postre, pedimos una Tarta Dos Chocolates, de chocolate negro y blanco, con helado de dulce de leche.
Este dulce nos gustó mucho, pero nuevamente, nos pareció que la porción era algo pequeña de más.

SOBREMESA
Bar Lobo nos propone un lugar tranquilo y acogedor, donde podemos dejarnos tentar con una carta de platos bien concebidos.
La cocina de Caprile, con cada preparación, transparenta conceptos culinarios sólidos y concretos.

La cava ofrece la posibilidad de sumarle música en vivo a la velada.

Para aprovechar: el restaurant ofrece un 20% de descuento en pagos al contado, para aquellas mesas que lleguen al restaurant antes de las 21 horas.

MOZO, LA CUENTA
Pastelitos de Escalibada: $ 280; Mix de Cerdo Agridulce: $ 380; Pechuga Caprile: $ 380; Cabernet Franc 2011 Castillo Viejo: $ 480; Agua: $ 60; Tarta Dos Chocolates: $ 180; Cubierto: 70 (x2). Total de la mesa para dos: $ 1.900. Tras el descuento del 20%: $ 1.520.
Precio por comensal: 760 pesos.

Bar Lobo está ubicado en Coronel Mora 495 y Montero.
El restaurant atiende al público a la noche los días Lunes, Miércoles, Jueves, Viernes y Sábado, mientras que al mediodía abre solamente de Viernes a Domingo.
Teléfono para reservas: 2 711 25 27.
Para más información de Bar Lobo, se puede visitar este enlace.
El cupón para disfrutar del descuento del 20%, se puede obtener aquí.


Comentarios

Acerca del autor