En la “marcha del silencio” casi nadie se salvó de los gritos

Miles protestaron por el fallo de la SCJ sobre ley de Caducidad

Para los organizadores de la marcha “del silencio” contra el fallo de la Suprema Corte de Justicia lo más difícil fue evitar que la gente se encargara de ponerle sonidos a su bronca.
“Esto está fuera de libreto, Ivone ¿qué hacemos? ¿aplaudimos?”, le preguntó la diputada del Frente Amplio Daniela Paysé a su compañera la vicepresidenta del FA, Ivone Pasada. La parlamentaria se encogió de hombros y ambas empezaron a acompañar con palmas a las miles de personas que, en la tarde de ayer, se concentraron en la Plaza Cagancha.

En las redes sociales, militantes y simpatizantes frenteamplistas habían hecho saber su rechazo  por la decisión de que la manifestación tuviera el silencio como una de sus principales características.

Por eso, luego de cantar el Himno Nacional –y descargarse previsiblemente con el “¡tiranos temblad!”–  algunos no se aguantaron. “¡Paredón, paredón, no hay olvido ni perdón!”, gritó un grupo de personas en donde se destacaban banderas multicolor de la “diversidad” y otras completamente negras. Una señora los increpó por los gritos –y por la drástica solución que proponían– pero varios le respondieron que estaban “podridos del silencio”. 

En tanto, en un costado de la plaza, los integrantes de la radical Plenaria Memoria y Justicia también hacían todo el ruido que  su menguada representación les permitía. “Cárcel ya a los torturadores y al que no le gusta, se jode, se jode...”, fue uno de los voceos preferidos. También hubo gritos que juntaban al líder colorado Pedro Bordaberry y al ministerio de Defensa, el ex guerrillero Eleuterio Fernández Huidobro, en un mismo frente común prolibertad de los torturadores.

Las pancartas repartidas por la plaza proclamaban consignas que repetían su indignación con el fallo de la Justicia y sus beneficiados: “Que les quede claro. Nunca aceptaremos la impunidad”; “Solidaridad con la jueza Mota”; “La impunidad no pasará”; “La tortura es crimen de lesa humanidad”;  “Festejan los asesinos, torturadores y latifundistas”; “El Sindicato de Pancheros  (Sinpu) le dice no a la impunidad”.

Estuvieron presentes en el lugar, entre otros, la senadora Lucía Topolansky, la presidenta del Frente Amplio, Mónica Xavier, varios jerarcas del gobierno, y el “colorado” de Omar Gutiérrez.

Entre la gente se paseó una pareja que realizó una performance muy aplaudida.  El iba vestido de policía de choque y llevaba arrastrando a una muchacha que representaba a la Justicia, muda por una mordaza con las iniciales del PIT-CNT y ciega por una pequeña bandera del Frente Amplio. Son compañeros y no quisieron dar más datos que sus nombres. “Nos hicimos famosos; lástima que no se nos veía la cara”, comentó Juan luego de sacarse el casco.

 Por los aplausos que despertaron a su paso es evidente que los manifestantes estaban enojados con la Suprema Corte de Justicia. Pero también con las organizaciones que, metafóricamente, no dejaban ver ni hablar a la Justicia encarnada en una muchacha llamada Leticia.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios