En las mejores compañías, la motivación le ganó la pulseada a la billetera

Los empleados de las mejores empresas para trabajar de Uruguay faltan menos de dos días al año, según Great Place To Work

La cultura del trabajo y el clima laboral de las organizaciones tiene un alto impacto en el ausentismo. Según un análisis de Great Place To Work, las personas no faltan a su trabajo cuando se sienten comprometidas, involucradas, y sobre todo motivadas.

Esto se observa en las empresas y organizaciones que logran crear excelentes lugares para trabajar, con un indicador de costo-salud y de rotación del personal notoriamente menor. Allí las personas "se enferman" menos y casi no faltan al trabajo.

Great Place to Work Uruguay analiza todos los años las prácticas que llevan adelante las empresas para mejorar el vinculo de confianza con sus empleados y la conclusión es que aquellas que lograron crear excelentes ambientes de trabajo (las que ingresan en el ranking anual) presentan un ausentismo promedio del 1,8%, según datos del 2015. Esto significa que los empleados de las mejores empresas de Uruguay faltan menos de dos días al año en promedio.

Años de estudios en las mejores empresas para trabajar del mundo, de la región y en particular de Uruguay, revelan además que si bien el "dinero" puede promover una reducción de los niveles de ausentismo, no es el camino que se recomienda seguir. Por un lado genera una alta percepción positiva al momento de recibir ese plus por no faltar, pero la experiencia indica que es algo que no se valora a largo plazo, y que también puede generar inconvenientes cuando las personas se ven presionadas a cumplir solo por no dejar de recibir una paga extra, por presentarse a trabajar más allá de existir problemas de salud reales u otras causas.

RCI, DIrecTV y Mc Donalds fueron las tres mejores empresas para trabajar en Uruguay de más de 150 empleados en la última edición de Great Place to Work

A nivel internacional las organizaciones tienden a no pagar este coeficiente por presentismo ya que consideran que se trata de una cualidad o predisposición que está incluida en el salario. Cada vez más se sostiene que la presencia "comprometida" del empleado no se puede "comprar", sino que debería existir por su propia conciencia y elección, además de fomentarla con otras acciones a favor del trabajador. En el mercado laboral global están atentos a los indicadores de ausentismo para que cuando se enciendan las luces amarillas se busquen y atiendan rápidamente las razones que llevan a un trabajador a faltar y así intentar ayudar al empleado.

La motivación para no faltar se genera entonces con ambientes laborales amigables y seguros, donde se fomenta el desarrollo personal y profesional del empleado, se atienden sus necesidades y se crea una relación de confianza recíproca con los jefes o líderes, y con la empresa toda. Ese compromiso es el que reduce verdaderamente el ausentismo de forma sostenible, y no una paga extra sujeta a marcar tarjeta como una obligación.

En cuanto a diferencia entre sectores, existe un mito en Uruguay acerca de que el ausentismo se registra solo, o en mayor medida en el Estado, pero no es así. También ocurre y en buena medida en organizaciones y empresas privadas.


Fuente: Great Place To Work