En las regiones que más agua precisaban fue donde menos llovió

Los registros más altos volvieron a ocurrir en el norte

Haga click sobre los iconos para ver la información en el mapa.

Los registros de lluvias en las últimas horas fueron muy desparejos y en las regiones donde más falta hacía el agua fue donde menos llovió. La región más beneficiada volvió a ser el norte, donde hubo registros de hasta 150 milímetros en los departamentos de Paysandú y Salto.

Sin embargo, en el sur las precipitaciones fueron muy insuficientes. El mapa adjunto indica los registros de lluvias entre las 7 de la mañana de este lunes hasta la misma hora de este martes, y debido al feriado de carnaval, las únicas consideradas fueron las principales ciudades de cada departamento.

Los contrastes que se generan por efecto del cambio climático empiezan a ser cada vez más evidentes. Al finalizar el año anterior ocurrieron importantes inundaciones en los departamentos de Artigas, Salto, Paysandú, Río Negro y Soriano, sin embargo en la mayor parte de la región sur se extendía una gran sequía que comenzó en el mes de febrero.

A nivel productivo el estado del tiempo es crucial, y se generan importantes dificultades, que se agregan a los enormes problemas generados por las caídas de los precios y dificultades en las exportaciones.

Lechería

El sector lechero es uno de los que más sufre esta situación, ya que la sequía genera escasez de alimento para las vacas y los productores tienen que comenzar a utilizar las reservas que tenían guardadas para otros momentos del año. En lechería es fundamental tener las vacas bien alimentadas, de lo contrario no producen leche.

Mario Fossatti, coordinador del área lechera de la Federación Uruguaya de Grupos CREA (Fucrea), comentó hace algunos días a El Observador que "la situación era muy buena, pero en los últimos 20 días cambió totalmente".

Explicó, por ejemplo, que el maíz está sufriendo bastante, que en varias chacras ya se ven secos por la mitad, a tal punto que eso ha llevado a los productores a adelantar la elaboración de silos para evitar un daño mayor.

La falta de agua, además, determinó que el crecimiento de las pasturas prácticamente se haya detenido y que en el caso de los verdeos de verano no hayan brotado luego que fueron pastoreados por última vez.

Los productores están usando reservas y concentrados en una situación que no es favorable para hacer esas inversiones, dado que no hay una adecuada disponibilidad de dinero, explicó.

Agricultura

La agricultura también está sufriendo por el déficit hídrico. La soja, que es el principal cultivo y que encabezó el listado de los productos de exportación de Uruguay en los últimos años, está atravesando un panorama complejo.

Roberto Verdera, presidente de la Mesa Tecnológica de Oleaginosos y gerente técnico de la cooperativa Calmer, dijo a El Observador que en el caso de la soja de primera, que está en plena floración con una presencia inadecuada de humedad en el suelo, está afectándose, mientras que en el caso de la soja de segunda "está bancando más", porque allí el desarrollo vegetativo todavía es menor, "no se está en el pico de demanda".

Ganadería

En la ganadería, los frigoríficos logran su objetivo de bajar los precios del ganado gordo y los productores se quedan sin margen de negociación ante la escasez de lluvias. Ante la ausencia de forraje y la disminución de aguadas en el sur, los productores acceden a vender sus ganados gordos por precios inferiores a los que pretendían.

Este lunes la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG), indicó que la semana pasada el precio promedio de los novillos gordos fue US$ 2,99 por kilo a la carne, hace cinco semanas el precio era US$ 3,19.