En los hoteles también hay buen vino

Hay restaurantes de hospedajes en Montevideo que le otorgan un lugar especial a esta bebida

 

Hacen falta más lugares en la ciudad para probar buen vino, pero sobre todo tener variedad para experimentar esta bebida fascinante. Dentro de ese panorama -si se quiere deficitario- aparecen algunos hoteles que hacen su apuesta. Hace unos días, en el Sheraton, participé de una cena maridaje que forma parte de un ciclo titulado Tasting con expertos. La propuesta es simple, pero merece ser destacada. Consiste en ofrecer a los comensales cinco platos con cinco vinos de una misma bodega, con una breve presentación de sus enólogos o propietarios. Me tocó estar en la cena con vinos de la bodega fernandina Alto de la Ballena, muchos de los cuales se han destacado en comentarios a lo largo de estos tres años en Sacacorchos.

La experiencia me hizo ver que los hoteles pueden ser escenario ideal para degustar y maridar vinos de buena calidad, en un ambiente acorde. Se me ocurre pensar que no todos los que podrían estar interesados en participar de una cena de esas características, están al tanto. El próximo 20 de agosto le toca el turno a la bodega Pizzorno (Canelones), que también llevará cinco vinos para acompañar cinco platos del restaurante Las Carretas del hotel Sheraton, en el barrio Punta Carretas.

Al mirar el resto, se destacan otras opciones también interesantes, como el hotel temático de vinos My Suites en Pocitos, y el Hotel Carrasco más al este, que tiene buena carta de vinos y a Federico de Moura entre sus filas, el mejor sommelier uruguayo.


Comentarios

Acerca del autor