¿En qué consiste el plan a aplicar en 1° año para bajar repetición?

La no promoción en escuelas es de 5%; en primero trepa a 12,9%
El Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) aplicará a partir de julio un protocolo de intervención para seguir y apoyar a aquellos niños que ingresan a primer año con alguna habilidad disminuida, ya sea en lengua, matemática o alguna capacidad socioemocional. El objetivo es atacar desde el inicio de la educación primaria las dificultades de aprendizaje que predisponen al alumno a la repetición, dijo a El Observador la directora general del CEIP, Irupé Buzzetti.

En 2015 la no promoción en las escuelas públicas del país volvió a descender ubicándose en 5%, cuando en 2014 se ubicó en 5,2% y en 2013 en 5,4%. Históricamente primer año suele tener un índice de repetición bastante mayor a la media. En 2015 ascendió a 12,9%. Esto se debe a que se trata de un año bisagra, que implica para el alumno muchos cambios.

Con esta realidad por delante y la información recabada a partir de la Evaluación Inicial Temprana (EIT), que desde 2014 se aplica en los años de educación inicial de algunas escuelas, el CEIP ideó un protocolo de intervención que se apoyará en el trabajo de los maestros comunitarios y de los maestros de apoyo, y del interinstitucional.

El objetivo de la EIT es detectar dificultades de aprendizaje en los niños y atacarlas a tiempo. Por eso, los alumnos son evaluados en lenguaje, comunicación, matemática, motricidad fina y gruesa, entre otros. Hasta 2015 dicha evaluación se aplicó en Colonia y Canelones (Pando). Con los niños de estas escuelas, cuya evaluación arrojó una alerta de color rojo, se trabajara este año en primer año.

Buzzetti señaló que en total son unos 239 alumnos, de los cuales diez ya fueron derivados a una escuela especial, dado que tenían una discapacidad específica. "Gracias a la evaluación, estos niños empezaron el año donde tenían que estar. De esta manera, adelantamos casi un año y medio respecto a como se hacía antes".

Además de este grupo de niños, el protocolo de intervención también trabajará con otros 4.200 de todo el país, también de primer año, que al 30 de abril de 2016 tenían más de diez faltas y sus carnés dan cuenta de que presentan dificultades en lengua y/o matemática. En total el CEIP atenderá con esta intervención a 4.500 alumnos.

"Así, estamos siguiendo al 10% de los niños de primer año (43.000). Los que repiten comúnmente son 13%", dijo Buzzetti.

Apoyo y atención

La directora del CEIP explicó que con este plan se busca que el niño con dificultades esté más acompañado en clase no solo por el maestro de grupo, sino también por el docente de apoyo. A su vez, se apuntará a que los maestros comunitarios –que acompañan al niño también en la casa– trabajen con el eje que hace a la aceleración del aprendizaje, haciendo hincapié en lectura, escritura y matemática.

Por otro lado, el CEIP está coordinando con el Ministerio de Desarrollo Social (Mides), Ministerio de Salud Pública (MSP) y la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) para facilitar la atención del alumno. En este sentido, Buzzetti adelantó que la idea es que si el niño necesita ver a un especialista, se lo atienda en el período de un mes. "Si no es así, nos vamos a noviembre, cuando el niño ya perdió el año", afirmó.

"Queremos saber si este 10% de alumnos de primero que son los probables repetidores, de acuerdo al monitor educativo, pueden tener avances con una intervención. Es decir, si mejoran su aprendizaje en lectura, escritura, cálculo y otras habilidades, como las socioemocionales (actitudes)", dijo Buzzetti.
El plan que comenzará en julio se evaluara en setiembre y en noviembre.

Populares de la sección