¿En qué consistió la millonaria reforma de Aduanas que anuló la Justicia?

En 2013 la Aduana impulsó un proceso de modernización de cara a la nueva realidad del comercio exterior

"Hemos dado un enorme paso adelante para poner a la Aduana en sintonía con el comercio del siglo XXI y las necesidades de los uruguayos", decía en 2014 el jerarca de la Dirección Nacional de Aduanas (DNA), Enrique Canon, en referencia a los resultados de la reestructura que un año antes impulsó y en la que confiaba plenamente, sin imaginar que dos años después la misma sería derogada por la Justicia.

En 2013, Canon impulsó la reforma organizativa de la DNA de cara a la "nueva realidad del comercio exterior", según informó entonces en conferencia de prensa. La reforma fue aprobada el 17 de julio de ese año y contó con el apoyo del Poder Ejecutivo y el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

En una columna publicada en El Observador en 2014, Canon escribió que fueron tres las modificaciones del contexto que pusieron "en el orden del día la modernización de la Aduana": el crecimiento del comercio internacional, la adopción por parte de Uruguay de un nuevo modelo de crecimiento económico y el gobierno del Frente Amplio.

"En esas condiciones, no era sostenible ni deseable una aduana fiscalista y un control de las cargas no basado en criterios de riesgo. Detraía valor a nuestro comercio exterior y sumaba costos innecesarios. Consecuentemente, se hizo imprescindible una aduana de alto profesionalismo", sostuvo Canon.

A grandes rasgos, la reforma se basó en la creación de nuevos incentivos para los funcionarios, el aumento de sueldos para más de 500 trabajadores, nuevos ingresos y la creación de un sistema por el cual se pueda bajar de categoría al personal jerárquico en caso de no cumplir con al menos el 70% de las metas establecidas.

Un año después de que la reestructura entrara en vigencia, Canon evaluó los cambios como las "sólidas bases" en las que la Aduana fundó su desafío de "anclar el cambio en la cultura de la organización, incorporando lo nuevo a lo mejor de la cultura anterior". Sin embargo, este jueves el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) resolvió anular la reforma al entender que viola el derecho a la carrera funcional.

La reforma también recibió críticas por parte de los empleados que en reiteradas ocasiones presentaron "grandes resistencias" para su implementación, por lo que la DNA tuvo que contratar a la consultora KPMG para trabajar con los funcionarios.

"Cualquier cambio genera resistencia, para mí marginal; son los que están apegados a todo lo anterior de Aduanas, que no responde a una Aduana moderna", expresó Canon en 2013 durante la conferencia de presentación de la reforma.

La reestructura en detalle

  • Nuevos cargos

Se crearon nuevas funciones con dedicación exclusiva para quienes ocuparan posiciones de dirección y jefatura. Una vez asumido el cargo, el titular debía presentar un proyecto en 30 días y, de aprobarse, ejecutarlo en un plazo no mayor a 15 meses.

Si en ese tiempo el funcionario no lograba al menos el 70% de los objetivos propuestos, volvería a su antiguo cargo y una nueva persona ocuparía el lugar. La evaluación del funcionario estaba a cargo de una comisión integrada por el director de Aduanas, un representante del MEF y un representante de los funcionarios.

  • Incentivos e ingresos

Se buscó generar un "sistema de incentivos" a partir de la "reconstrucción piramidal del salario, premiando a los trabajadores que cumplieran los objetivos de la institución. Ante esto, 523 funcionarios pasaron a ganar al mes de $33 mil a $44 mil nominales. Asimismo, se habilitó el ingreso de 155 funcionarios "con alta calificación y bilingües" y la incorporación de 99 contratos temporales.

  • Cambios al sistema de multas

La reestructura definió que el 70% de lo producido de las multas por la comisión de infracciones aduaneras fuera para el Fondo de Mejor Desempeño, junto con el 50% de lo producido en los remates en la mercadería incautada por infracción aduanera. Antes, el 40% de las multas se destinaba al denunciante y el 100% del producido de los remates se adjudicaba al aprehensor.

Este fondo distribuye anualmente el dinero según el desempeño institucional, medido en metas grupales e individuales, "con el fin de asegurar exactitud y transparencia". Para 2014, se delinearon 134 grupos de trabajadores con metas e indicadores propios.


Populares de la sección