En Sierra Blanca, prohibido fumar

El control fronterizo de Texas lleva tres músicos arrestados por tenencia de drogas. Las giras no tienen otra que pasar por ahí

Sierra Blanca no es una ciudad que tenga siquiera algún atractivo turístico. Su población apenas supera los 500 habitantes, y tiene el único juzgado y escuela del condado de Hudspeth. Y hasta 2001 tenía el depósito más grande de aguas residuales de Estados Unidos.

Sin embargo, gracias a su tolerancia cero a la tenencia de drogas, su nombre ha llegado a los titulares mundiales.

El condado de Hudspeth se ubica en el sur de Texas, sobre la frontera con México y a 141 kilómetros de la ciudad de El Paso, lugar donde la misma DEA encontró la necesidad de ubicar una oficina para controlar el tráfico que circula desde Ciudad Juárez.

Allí se encuentra la implacable estación de control fronterizo, que desde 2010 ha hecho caer al músico Willie Nelson, al rapero Snoop Dogg, y esta semana, a la cantante Fiona Apple.

El denominador común de estos artistas fue la marihuana. En las tres ocasiones perros adiestrados pudieron encontrar en sus pertenencias unos escasos gramos de la droga.

Willie Nelson y Snoop Dogg pudieron salir rápidamente de las garras de la ley, pagando US$ 2.500 y US$ 537, respectivamente.

Pero fueron los cuatro gramos de hachís que la policía encontró en su ómnibus de gira lo que terminó de sentenciar a Apple. Para la ley tejana, la tenencia en pequeñas cantidades de marihuana es un delito menor. Pero cualquier cantidad de hachís es grave.

Arrestada el miércoles, Fiona pasó una noche en la cárcel local y debió pagar una fianza de US$ 10 mil para ser liberada.

Apple iba en camino a su show en el festival Austin City Limits, en la capital del estado. En su cuenta de Facebook anunció que esa fecha se reprogramará en el futuro.

Tanto Nelson como Snoop Dogg –que recientemente adoptó el seudónimo Snoop Lion luego de un viaje a Jamaica– son grandes defensores de la legalización de la marihuana. Apple nunca había tenido encuentros con la ley; sin embargo, esto no significa que nunca se haya registrado su consumo.

Por ejemplo, fumó abiertamente marihuana y hachís junto Dan P. Lee, periodista de New York Magazine durante una entrevista, que dejó todo registrado en su nota.

De ahora en más, quizás muchos músicos que tengan que pasar por esa poco amigable zona de control se replanteen su necesidad de transportar sustancias.


Fuente: Kristel Latecki

Populares de la sección

Comentarios