En una galaxia no tan lejana

La convención Star Wars Celebration reveló novedades sobre el nuevo filme de la saga y sus películas derivadas

La maleabilidad del tiempo había sido su aliada desde el comienzo. En 1994, con el éxito de la trilogía original de Star Wars, el realizador George Lucas se embarcó en una nueva serie de episodios, una que no planeaba continuar a los primeros tres lanzamientos, sino que se iba a situar antes de ellos. Su aliado, entonces, fue un bosquejo o mapa de ruta de 15 páginas que había utilizado en 1976 para ayudarse con las historias personales de los personajes y los eventos que ocurrían en la trilogía original.

Ahora, superado el estreno de Star Wars: el despertar de la Fuerza (2015) y con las historias que, latentes, se irán revelando una a una, el tiempo vuelve a tornarse elástico en la galaxia creada por Lucas. Entre filmes, videojuegos, programas televisivos, cómics, novelas y cuentos cortos, la complejidad de la cronología canónica de Star Wars es solo para entendidos. Sin embargo, las nuevas películas que llegarán a partir de este año, sumándose a El despertar de la Fuerza, trazarán nuevas líneas de la franquicia, visibles hasta para los seguidores más casuales.

En la convención Star Wars Celebration Europe realizada el fin de semana esos caminos volvieron a hacerse ostensibles, tanto con anuncios sobre el octavo episodio de la saga, como con revelaciones sobre los spin-offs, o películas derivadas, que planifica Disney.

Sin título aún, el filme que se centrará en Han Solo confirmó al joven Alden Ehrenreich (¡Salve, César!) como su protagonista, aunque el nombre ya se manejaba desde mayo de este año. "Este ha sido el secreto mejor guardado de Hollywood durante mucho tiempo", bromeó uno de los directores del proyecto, Christopher Miller. Según su colega, Phil Lord, Ehrenreich fue el primer actor de tres mil en audicionar para el rol. "Nos quedó claro que era el tipo perfecto (...). Han solo es sarcástico, al que cuando le dices no hacer algo, más lo hace, y que al final del día es un optimista sin motivo. Es un gruñón, un cínico que tiene el corazón más grande del planeta", señaló Lord.

Aunque los detalles aún no están confirmados (como la fecha de estreno, que se estima para 2018), versiones anteriores señalan que el filme será una "historia de origen", tanto para Solo, contrabandista originario de Corellia, como para su compañero Chewbacca. De esta forma, la película se ubicará antes de los eventos de Episodio IV, Una nueva esperanza, la primera entrega de la saga, lanzada en 1977. Mientras que la primera trilogía de la saga se centró en Anakin Skywalker, y la segunda en su hijo, Luke, el personaje de Solo, sin mayor historia dentro de los filmes (aunque sí en otros productos de la franquicia), finalmente podrá ampliarse en historia y en personalidad con su propio filme.

Nuevos enfoques

En ese resquicio entre el tercer y el cuarto episodio también se ubicará Rogue One: Una historia de Star Wars, el próximo filme en estrenarse en diciembre. Siguiendo a la alianza rebelde que robó los planos de la Estrella de la Muerte, el filme intentará separarse de la saga original, y, para ello, presentó un poster radicalmente distinto a los usuales para la franquicia y puede que no cuente con el característico prólogo que rezaba "En una galaxia muy, muy lejana", según comentó la productora Kathleen Kennedy luego de la conferencia. Es aquella cabecera la que, justamente, marca la trama de esta película, la primera en no ser precuela ni secuela de las demás.

La cronología interna también se verá alterada con el episodio VIII, ya rodado, que llegará a las carteleras en diciembre de 2017. Aunque El despertar de la fuerza retomó la historia 30 años después de El retorno del Jedi, en el que los rebeldes celebraban su victoria sobre el Imperio, el episodio VIII comenzará directamente donde terminó el filme anterior. Como anunciaron en la Star Wars Celebration, al hacer ese cambio, el episodio VIII será el primer filme de Star Wars que no planteará el pasaje de un período extenso en su arranque, alterando tanto estilo como continuidad narrativa.

Rian Johnson, director del filme, afirmó que también "hará zoom en los personajes, desafiándolos, llegando a lo más profundo".

Con El puente sobre el río Kwai (1957) o Twelve O'Clock High (1949)como influencias tanto para Johnson como para el elenco, el filme planteará nuevos puntos suspensivos para la franquicia, como su más reciente relato canónico


Populares de la sección