"En Uruguay las cosas rápidas son vistas como impuestas"

Bernard Moga llegó hace 9 meses a Uruguay para poner paños fríos y gestionar el Liceo Francés
Con 10 años de experiencia en la dirección general de liceos en Francia, Bolivia y Yibuti -en África-, Bernard Moga llegó a Uruguay en agosto de 2015 para asumir la dirección del Liceo Francés. La organización venía de correr un importante riesgo: dejar de contar con el apoyo del gobierno de Francia si no se firmaba la Nueva Convención que implicaba la creación del cargo de director administrativo y financiero. Esto generó inconvenientes entre la Sociedad Francesa de Enseñanza (SFE) –propietaria del colegio– y la Agencia para la Enseñanza Francesa en el Extranjero (AEFE), red a través de la cual el gobierno francés tiene injerencia en los centros educativos galos en el mundo.

Tal como ocurre en una empresa cuando existen diferencias entre quienes ejercen la presidencia y quien dirige, Moga llegó para poner paños fríos y las aguas volvieron a su cauce.

¿Con qué situación se encontró?

El liceo estuvo en las primeras planas de las noticias por las dificultades que atravesó. Hoy está todo resuelto.
Los problemas se relacionaban con los objetivos que buscaba alcanzar el establecimiento; no era un problema pedagógico. Las visiones encontradas se cristalizaron frente a un hecho importante, que fue la firma de la Convención. Fueron necesarias muchas reuniones e intercambios para hacer ver que la voluntad de la SFE no se oponía a la Convención sino que iban las dos por lo mismo.

¿Qué se planteó en la Convención que no era aceptado por la SFE?

La AEFE nombró a un director administrativo y financiero, que es Julien Cailleau. Él está bajo mi autoridad y va a trabajar en estrecha colaboración con la SFE, cuyo presidente es Alejando Ruibal, –director de la constructora Saceem y ex alumno del liceo–. El director financiero llegó conmigo y lo primero que hicimos fue encontrarnos con la SFE para reflexionar juntos y llegar a una nueva organización del organigrama. Francia invierte mucha cantidad de dinero y desea participar para tener control sobre las finanzas.

¿Cómo se da en los hechos la coordinación entre el liceo y la SFE?

Como director general estoy asociado muy directamente a la gestión con la SFE. Por ejemplo, el presupuesto lo elaboramos en conjunto con el director administrativo y es presentado ante la SFE, que tiene la última palabra. Desde el punto de vista de la gestión, mi rol consiste en planificar y ayudar a la SFE; pero la última palabra siempre le pertenece a la Sociedad Francesa.

¿Cuáles son las claves para gestionar el colegio?

Esta organización es compleja por la participación de distintas partes. Es necesario saber escuchar. No se trata de una obligación e imposición vertical, sino de trabajar juntos. A veces cuando la gente piensa que hay intereses contrapuestos, es importante mostrar que se está trabajando para lo mismo.

¿Qué hay que tener en cuenta para negociar en Uruguay?

En Uruguay y en Francia hay una cultura sindical muy fuerte. Acá tenemos el sindicato del colegio, que está asociado al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Enseñanza Privada; es necesario intercambiar con ellos. Hay que saber controlar el tiempo. Generalmente en Francia y en los países anglosajones las cosas se hacen rápidas y simples, y en Uruguay no pasa eso.
Las cosas simples y rápidas acá son vistas como impuestas. Cuando ambas partes entienden un proyecto, recién ahí se puede avanzar juntos para concretarlo.

Populares de la sección

Acerca del autor