Enfermeros: actuación "incoherente" de Fiscalía

Ratificó absolución de los profesionales que habían sido imputados en 2012 acusados por la muerte de 15 pacientes
Los enfermeros procesados con prisión en marzo de 2012 acusados de haber matado a 15 pacientes están a diez días de saber si el caso en su contra –que en su momento tuvo amplia repercusión internacional– se cierra definitivamente o será la Suprema Corte de Justicia la que determinará si cometieron o no delito.

Eso tras la confirmación de la sentencia absolutoria que había dictado en febrero de 2015 la jueza Dolores Sánchez. La fiscal Mónica Ferrero tiene ahora diez días para decidir si presenta un recurso de casación contra el fallo que el Tribunal de Apelaciones Penal de 1º Turno notificó ayer a las partes.
Los enfermeros imputados y luego absueltos son Ariel Acevedo (que trabajaba en la Asociación Española) y Marcelo Pereira (que se desempeñaba en esa mutualista y en el Hospital Maciel), quienes confesaron haber matado a 15 pacientes suministrándoles medicación no indicada y aire. Junto a ellos, que estuvieron tres años en prisión, fue procesada su colega Andrea Acosta en calidad de cómplice.
En febrero del año pasado, la jueza Sánchez absolvió a Acevedo y Pereira (y por ende también a Acosta) al concluir que fueron imputados en base a un "rumor". Inicialmente, en marzo de 2012, los procesamientos fueron dictados por el juez Rolando Vomero a pedido del fiscal Diego Pérez.

En julio de 2013, el fiscal Gilberto Rodríguez, quien había quedado a cargo del caso, pidió que Pereira fuera condenado a 14 años de prisión y Acevedo a 16, al entender que si bien las pericias concluyeron que su accionar no causó la muerte de los pacientes, incurrieron en delito al suministrar medicación no indicada y también aire. Esa postura fue mantenida por la fiscal Ferrero, que actualmente tiene a su cargo el expediente y que es la tercera representante del Ministerio Público que interviene en la causa.
La resolución indica que al dictar los procesamientos de los enfermeros "se contó" con los elementos probatorios que requiere el Código del Proceso Penal, pero en el transcurso del proceso se "diluyeron" las pruebas y por eso no es posible dictar un fallo condenatorio.

Crítica a la Fiscalía
Ayer, el Tribunal de Apelaciones Penal de 1º Turno ratificó la absolución de los enfermeros que había dictado la jueza Sánchez y cuestionó severamente las posiciones de los fiscales que han intervenido en el caso.

El fallo sostiene que "no puede sostenerse que se esté en presencia de asesinos seriales y a la vez, concluir que ninguno haya podido matar a nadie, como inconsistente e incoherentemente, pretende el Ministerio Público que se condene".

En esa línea, la sentencia cuestiona que la Fiscalía "ha venido paulatina claudicando en sus posiciones", ya que primero a pedido de Pérez imputó "con gran precisión" cinco homicidios a Pereira y diez a Acevedo; luego Rodríguez pidió que fuesen condenados como autores de esos delitos pero en grado de tentativa y finalmente Ferrero planteó "figuras aún más leves", como violencia privada y suministro de estupefacientes.

El fallo del Tribunal de Apelaciones Penal de 1ª Turno sostiene que "tampoco hay indicios de peso que sugieran que las numerosas muertes frustradas que se le atribuyeran no hayan sido producto del lógico desenlace de los graves cuadros que los pacientes cursaban".

La confesión

Según la sentencia, "la clave para dilucidar el caso gira en torno al valor convictivo" que se le asigne a las confesiones de Pereira y Acevedo, que posteriormente negaron.

El eje de la causa fue la confesión de Pereira en relación a la muerte de una paciente del Hospital Maciel a la que dijo haberle suministrado medicación no indicada por los médicos. Sin embargo, tal situación no se probó en las pericias realizadas en el cuerpo de la mujer.
"El derrumbe de la confesión de Pereyra genera, por añadidura, serias dudas en cuanto a la certidumbre de la brindada por Acevedo", dice la sentencia.

"La cuestión en debate –ciertamente– se torna aún más sinuosa, por lo que, in dubio pro reo resulta difícil poder dividir su confesión, y sindicarlo como el responsable de su suministro a la paciente en cuestión", dice el fallo.

"Era lo que correspondía"

El abogado Andrés Ojeda, que junto a su colega Fernando Posada representa a la enfermera Andrea Acosta, dijo que la confirmación de fallo absolutorio "era lo que correspondía". "Que la Justicia se ajuste a derecho en casos polémicos habla muy bien del sistema", dijo Ojeda. El abogado explicó que si la fiscal Mónica Ferrero decide presentar un recurso de casación, podrá plantear interpretaciones jurídicas pero no revertir la prueba que existe en el expediente.

Populares de la sección

Acerca del autor