Entre tres y cinco niños nacen por día con defectos congénitos

Es la segunda causa de mortalidad infantil en América
De cada 130 niños que nacen por día en Uruguay, entre tres y cinco tienen defectos congénitos, según datos del Ministerio de Salud Pública (MSP). En América, estas malformaciones son la segunda causa de mortalidad infantil, ya que de cada 10 niños menores de cinco años que mueren, uno lo hace por este motivo.

Uruguay registró en 2016 el índice más bajo de mortalidad infantil de su historia (7,4 cada 1000 nacidos vivos). De todos modos, los defectos congénitos y la prematurez son las dos principales causas de decesos en menores de un año, ya que representan entre el 20 y el 25% de las causas de muerte en bebés, según datos del MSP.

Los defectos congénitos son alteraciones que se producen durante la gestación, pero que por lo general se manifiestan después del nacimiento. Si bien no todos ellos causan la muerte, sí pueden afectar para toda la vida el desarrollo de las personas. La espina bífida o la cardiopatía congénita son dos ejemplos de estas malformaciones.


"Algunas producen la muerte intrauterina, otros bebés mueren al poco tiempo y a otros los acompañan durante toda la vida", dijo a El Observador el consultor especializado en recién nacidos del Centro Latinoamericano de Perinatología (CLAP) de la Organización Panamericana de la Salud, Pablo Durán.

El especialista señaló que las ecografías durante el embarazo son la forma más efectiva de vigilar la formación de defectos congénitos. Además, afirmó que la adopción de hábitos saludables ayuda a la prevención. "Hay que cuidar la nutrición, evitar el tabaco, el alcohol y las drogas", agregó. Asimismo, sostuvo que la obesidad en la madre favorece el desarrollo de malformaciones en el bebé durante la gestación.

De hecho, la prevención total o parcial de los defectos congénitos es posible entre 50-70% de los casos, según datos del MSP.

Registro obligatorio

En Uruguay existe desde 2011 el Registro Nacional de Defectos Congénitos y Enfermedades Raras. Por lo tanto, es obligatorio notificar a las autoridades sanitarias cuando un bebé nace con una de estas patologías.

El registro busca generar conocimiendo sobre las anomalías que afectan a los uruguayos y de esa manera ayudar a prevenirlas.


Si bien las enfermedades raras no son sinónimo de defectos congénitos, están vinculados. Las primeras son patologías de baja frecuencia, por lo que afectan a un bajo porcentaje de la población, pero muchas de ellas se forman durante el embarazo.

"Los países van progresando en salud y deben vigilar y establecer sistemas de vigilancia", afirmó el especialista. De hecho, Durán señaló que el seguimiento durante el embarazo ayuda a la detección temprana.

En Uruguay funciona el Centro de Referencia Nacional en Defectos Congénitos y Enfermedades Raras (Crenadecer) en el exsanatorio Canzani. Además, ahí se instaló una unidad perinatal que busca diagnosticar las anomalías durante la gestación. l

Populares de la sección