Entremeses: tres historias tan cómicas como críticas

La obra española abre el Festival Cervantino este sábado en el Auditorio Nelly Goitiño del Sodre en doble función

Durante el siglo XVI, los entremeses eran pequeñas piezas teatrales que se introducían en medio de las representaciones de dramas sagrados y simbólicos para aligerar las complicadas premisas de estas obras. Cervantes, gran amante del teatro pero que nunca pudo equiparar su importancia en él con la que ostentaba en la literatura española, creó varias de estas piezas, que luego se volvieron clásicos. Justamente, un conjunto de tres de estas historias inauguran el Festival Internacional Cervantino, de la mano de un teatro que conoce bien cómo representarlos.

José Luis Gómez dirige Entremeses, obra española traída directamente desde el viejo continente de la mano del teatro de La Abadía de Madrid, que propone un acercamiento a tres historias diferentes en su trama pero similares en su crítica: La cueva de Salamanca, la historia de un marido constantemente engañado por su mujer, que se hace aficionado a las artes ocultas; El viejo celoso, un hombre tan dominado por los celos que terminará por encerrar a su joven esposa bajo siete llave; y El retablo de las maravillas, similar a distintas fábulas como la de La túnica del emperador.

Según explicó Gómez a El Observador la apreciación de este tipo de obras ha variado a lo largo del tiempo, ya que han sido tan vilipendiadas a mediados de siglo, como alabadas posteriormente. "En los años 50 la filología española consideraba estas obras como demasiado pícaras, incluso obscenas e indignas del genio del gran Cervantes. Era una apreciación muy ligera que ha sido afortunadamente corregida".

A pesar de que en su superficie pueden parecer meras representaciones cómicas, Cervantes imprimió mucho de su crítica más dura a la sociedad española de su época. Entre otras cosas, el autor critica varios estereotipos de su tiempo, como las grandes mentiras, la religiosidad, la beatería y la limpieza de sangre, una obsesión de sus contemporáneos que rayaba el racismo más duro.

"En las tres obras, a pesar de lo jocoso de los temas representados y de la infinita gracia y ligereza que propone Cervantes, está presente una crítica demoledora. El retablo de las maravillas es, por ejemplo, el gran alegato contra la limpieza de sangre y el racismo", explicó el director español.

El espectáculo tiene la particularidad de ser representado por varios de los integrantes del elenco original que la representó en La Abadía hace veinte años, algo que según Gómez produjo una "contaminación" positiva con los actores más jóvenes. "Reencontrarme con estos actores fue para mí un gran gozo porque crecieron a mi lado".

Además, Entremeses está escrita en una lengua propia de la época, algo que Gómez no tiene dudas que los espctadores uruguayos apreciarán y disfrutarán sin problemas. "Estas obras huelen a Cervantes y a su Quijote todo el tiempo. Están escritas en una lengua maravillosa que creo que el público estará en condiciones de apreciar muchísimo porque se habla un español magnifico, tanto en Uruguay como en muchas partes de América Latina."

Entremeses se presenta el sábado en doble función a las 18 y a las 21 en el Auditorio Nelly Goitiño del Sodre. Las localidades están a la venta en Tickantel y boleterías del auditorio a $450.


Populares de la sección