Erdogan detiene empresarios y hace más lugar en las cárceles

Turquía libera presos de forma anticipada ante hacinamiento por purga
Mientras el gobierno de Turquía anunció la liberación anticipada de 38 mil presos para que las hacinadas cárceles de ese país puedan volver a ser llenadas con los disidentes perseguidos por el presidente Recep Tayyip Erdogan, la purga lanzada por el mandatario tiene ahora como blanco a empresarios acusados de estar ligados al predicador Fethullah Gülen, a quien el oficialismo acusa de instigar el golpe de Estado fallido del 15 de julio.

La persecución de los simpatizantes de Gülen continúa en una Turquía bajo estado de emergencia. En el marco del hostigamiento de Erdogan a sus opositores, ahora le llegó la hora a los empresarios.

Tras el golpe fallido, Erdogan prometió erradicar todas las empresas y asociaciones caritativas ligadas a Gülen, al verlas como potenciales "nidos de terroristas".

Aunque los actores económicos ya estaban en el punto de mira del gobierno, el ataque al mundo empresarial de ayer superó las expectativas.

La purga en Turquía contra los simpatizantes del clérigo golpeó de lleno a grandes conglomerados empresariales de ese país y a la poderosa confederación patronal en Estambul.

La fiscalía emitió ayer 187 órdenes de detención en el marco de esta operación, la segunda desde principios de semana, dirigida especialmente contra el jefe de la confederación patronal Tüskon y conocidos empresarios, indicó el canal CNN-Türk.

De ellos, 60 sospechosos, entre los que figuran presidentes de grandes empresas, fueron puestos en prisión preventiva y todos quedaron con sus bienes embargados.

El martes, una operación de Policía similar dirigida contra importantes empresas cercanas a Gülen, que vive en exilio voluntario en Estados Unidos desde 1999, terminó con otras 100 personas en prisión preventiva.

Mientras, el gobierno turco anunció que liberará de forma progresiva a 38 mil presos sin vínculos con el fallido golpe de Estado, en un aparente intento de vaciar las hacinadas cárceles para dar cabida a los detenidos en las purgas lanzadas tras la intentona golpista.

La persecución implacable a los simpatizantes de Gülen desde hace un mes en las instituciones y en todos los sectores de la sociedad turca envió a prisión a unas 35 mil personas, un tercio de las cuales ya fueron liberadas, según las autoridades turcas.

Además de los encarcelados, en total, unas 75 mil personas perdieron el trabajo a causa de sus presuntos vínculos con la red de Gülen, quien desmiente formalmente cualquier intento de derrocar al presidente turco.

El miércoles, 2.692 funcionarios, en su mayoría de la Policía, fueron despedidos, según anunció el Diario Oficial. Asimismo, el periódico prokurdo Ozgür Gündem, suspendido oficialmente el martes por "hacer propaganda" de la guerrilla kurda, anunció en su página web la detención provisional de unos 20 de sus trabajadores, tras una redada de la Policía en sus locales.

El operativo

La Policía financiera lanzó en la madrugada de ayer una gran operación coordinada en Estambul y otras 19 provincias contra empresas sospechosas de "participación en una red terrorista" y de "financiación de actividades pro Gülen".

Entre las compañías figuran grupos como la constructora Aydinli y Eroglu Holding, así como la confitería Gulluoglu Baklava. Aydinli está implantada en unos cuarenta países con 3.500 empleados. Eroglu tiene 14 mil empleados y 500 tiendas.

Por otro lado, Rizanur Meral, presidente de Tüskon, la potente confederación de industriales y empresarios de Turquía, se encuentra entre los empresarios con orden de arresto, según Dogan.

La economía en Turquía se basa en buena parte en grandes conglomerados familiares que poseen las mayores marcas y han contribuido al formidable ascenso político del presidente Erdogan.

Las cárceles

Unos 38 mil presos condenados por delitos cometidos antes del 1° de julio, o sea 15 días antes del fallido golpe de Estado, se beneficiarán de la medida de liberación anticipada bajo control judicial, anunció el ministro de Justicia, Bekir Bozdag.

Esta medida, que "no es una amnistía", involucra a "los delitos cometidos antes del 1° de julio", pero no los asesinatos, actos terroristas, atentados contra la seguridad del Estado, violación de secretos de Estado o narcotráfico, anunció el ministro. La medida excluye de hecho cualquier persona encarcelada por su implicación en el intento de golpe de Estado militar del 15 de julio.

El ministro explicó después, en una entrevista con el canal de televisión A-Haber, que en total 99 mil personas podrían beneficiarse potencialmente de una liberación anticipada, sobre una población carcelaria de 214 mil.

Tras la liberación de 38 mil personas, la presión en los superpoblados establecimientos penitenciarios turcos debería reducirse considerablemente.

Aunque el ministro no explicó los motivos de estas liberaciones anticipadas, la prensa señaló estas últimas semanas el importante hacinamiento de las prisiones trucas a causa de las purgas en curso.

Fuente: AFP

Populares de la sección