¿Es el año de la música africana?

Artistas de África se abren paso en el mercado estadounidense y buscan su lugar en el pop
Ya sea a través del hip-hop, el R&B, la radio Top 40 o los memes de internet, el cantante Drake tiene una presencia ubicua en el paisaje cultural de la cultura occidental. A pesar de todos sus éxitos ineludibles de los últimos años –Hotline Bling o Started From the Bottom, por nombrar algunos– no fue hasta mayo que Drake finalmente encabezó el ranking de Billboard con el burbujeante tema One Dance.Y mientras Drake es conocido por ayudar a estrellas en ascenso como Migos y iloveMakonnen, en One Dance fue él mismo quien recibió un impulso por parte del cantante Ibrahim Ayodeji Balogun, más conocido como Wizkid.

Todo menos desconocido en los Estados Unidos, Wizkid es una estrella en su Nigeria nativa y una fuerza importante detrás la nueva tendencia del afrobeat, un híbrido musical inquieto de afro-pop, soca del Caribe, el jazz, el funk y el hip-hop americano (que no debe confundirse con el el ritmo más pesado de Fela Kuti). Nigeria tiene una larga tradición musical, incluyendo a Fela Kuti, King Sunny Ade y William Onyeabor. Pero en el canto de un verso en One Dance, Wizkid se convirtió en el primer artista de Nigeria en todo el mundo en entrar a los rankings de música en Estados Unidos y es el primero en encabezarlos.

Drake - Hotline Bling

Y esto no es una anomalía aislada. Junto con sus compañeros raperos de Nigeria, el cantante Davido, South Africa's Black Coffee (que se convirtió en el primer sudafricano en ganar un premio BET este año), Sarkodie de Ghana o Ayo Jay, artistas africanos de todas las tendencias musicales podrían muy pronto llegar a ser frecuentes tanto en los charts del pop como en los de dance underground en Estados Unidos.

"La mayoría de la música que sale en estos días tiene alojado por lo menos un elemento del afrobeat, así que ¿por qué no iban las personas a amar la música africana que hoy está siendo creada desde esa perspectiva?", dijo David Adedeji Adeleke, también conocido como Davido. Él es una superestrella en África y hace poco co-encabezó junto a Wizkid el Festival One Africa con un gran concierto de presentación en el Barclays Center de Brooklyn en Nueva York.

El show incluyó al músico de Ghana Stonebwoy y al hijo de Fela, Kuti Seun. También hubo una fuerte conexión afrocaribeña, cuando la cantante nigeriano Timaya subió al escenario a cantar acompañada e por el trinitense Machel Montano. Y a pesar de que algunas de las canciones podrían no haber sido registradas por los fanáticos de la música en Estados Unidos, elementos de ese sonido africano definitivamente sonaron familiares.

Cuando Alicia Keys interpretó su éxito, In Common, en la Convención Nacional Demócrata en julio, significó que el afrobeat se había colado en el escenario nacional de Estados Unidos de manera casi que definitiva.

Su marido, el productor de hip-hop Swizz Beatz es también un fanático de esta corriente musical, y en One Africa se unió a Wizkid en el escenario. Juntos, recorrieron la lista de reproducción de éxitos nigerianos del cantante, así como algunas de las mayores pistas de Beatz, incluyendo el tema Onto the Next One de Jay-Z.

Wizkid

El éxito masivo en Estados Unidos atrae a estos artistas africanos a realizar diferentes colaboraciones con artistas locales para introducirse al país de la mano de figuras exitosas con millones de seguidores y fanáticos. Para Davido, esto significa firmar con Meek Mill y Major Lazer, y para Wizkid meterse adentro del estudio de Sean Paul.

Así como lo artistas africanos hacen incursiones en el mercado estadounidense, los artistas americanos están grabando y pensando canciones también con ritmos de África que puedan funcionar en este mercado. "Por supuesto que va a ser una ventaja también para ellos y así introducir su música de ese lado del mundo", dijo Davido. Y agregó: "Si me preguntas, el flujo musical va en ambos sentidos."

De esta forma, algún día dentro de un futuro cercano el público africano y estadounidense podría sincronizarse en un mismo baile.


Fuente: Andy Beta - The Washington Post

Populares de la sección