"Es imposible que el precio del boleto permanezca constante"

El coordinador de gabinete de la IMM busca eliminar chacras y definir estrategias
Elegido en 2016 por la revista Fortune como uno de los 50 líderes mundiales, Ramón Méndez dejó en junio su cargo en el Ministerio de Vivienda para trabajar junto al intendente de Montevideo, Daniel Martínez. Su función, explica, es dar una visión estratégica a las políticas de la intendencia y lograr "transformar" la ciudad en temas como la movilidad, la limpieza, la convivencia y el uso de la tecnología. Dejar de lado el "siempre se hizo así", para pensar en indicadores técnicos que acompañen lo político. En diálogo con El Observador, el físico habló de los desafíos de la comuna y de los planes para mejorar la ciudad.

¿Cuál es su rol en la intendencia?

Formalmente mi cargo es de asesor, pero la función que estoy cumpliendo es la de coordinar el gabinete. Eso quiere decir intentar trabajar con los 11 directores generales para básicamente transversalizar las políticas. En ese marco en particular hacer énfasis en dos cosas: en los ejes estratégicos, transformadores, y en que las políticas que se construyen sean el fruto de la combinación entre lo técnico y lo político.

¿Es necesario un coordinador de los directores? ¿Tan desorganizado está todo?

No es algo que en Uruguay estemos muy acostumbrados, pero en el mundo es muy usual que existan coordinadores de gabinete. Ahora, por otro lado, la intendencia sí es un organismo que tiene muchas características de trabajo separado por diferentes sectores y es un lugar donde es particularmente importante buscar romper las chacras. Pero, además, Daniel (Martínez) en lo que insiste es en potenciar a través de una buena gestión. No solamente decir "esto lo hacemos de la forma que siempre se hizo", sino realmente preguntarnos si la forma en la que siempre se hizo es la mejor forma de hacer las cosas.

¿Qué se busca transformar?

Hay básicamente cuatro grandes líneas de acción. La primera tiene que ver con cuál es la movilidad que queremos, con una movilidad eficiente que lleve al ciudadano a dejar el automóvil en la casa si lo tiene y poder usar la bicicleta, caminar, utilizar mejor los espacios públicos y el transporte colectivo. Sobre todo con transformaciones de algunos ejes emblemáticos como en particular esa "y" de 18 de Julio, avenida Italia y 8 de Octubre. La segunda, con la garantía de una ciudad limpia y sustentable y con el ciudadano comprometido con esa búsqueda de la limpieza y clasificación en origen. Una Montevideo contribuyendo a la integración y a la convivencia junto con las políticas públicas nacionales; y una ciudad inteligente, dinámica y sostenible.

¿Qué es lo primero a solucionar?

Todo es importante, no hay uno que sea más importante y en todos se está trabajando.

¿Por qué en tantos años del Frente Amplio a cargo de la intendencia esos cambios en movilidad y limpieza no se han logrado?

Porque son temas complejos. El tema de movilidad, por ejemplo, involucra una cantidad de actores –no solamente públicos– y no es que nadie sea particularmente responsable, pero hay que arribar a acuerdos que tienen que llevar a equilibrios de los diferentes intereses. El tema de limpieza también es complejo y tiene que ver con diferentes miradas y una multiplicidad también de intereses contrapuestos. El objetivo es aprender si hay cosas que se pueden hacer mejor.

¿Qué hace pensar ahora que se pueden solucionar?

Cada administración es diferente, el énfasis de esta administración y de lo que el intendente nos está proponiendo es fundamentalmente no basarse en corazonadas, en intuiciones, sino poder basarse en estudios, en análisis comparativos de los fracasos y aciertos de otros lugares. Creo que con todo eso uno tiene mucho más chance de resolver problemas complejos como son estos.

Participó en las negociaciones para evitar la suba del boleto, ¿cómo siguen los cambios en la paramétrica del transporte?

La semana pasada se retomaron las mesas de diálogo con las empresas. Uno de los objetivos es tratar de identificar claramente cuáles son los elementos que son incorrectos. Se va a contratar una consultoría para traer expertos y ver qué se reconoce en las regulaciones de las paramétricas en diferentes ciudades del mundo, y ver qué corresponde a nuestra realidad. Que la paramétrica incluya los costos que tiene que incluir, no más ni menos, dando señales y promoviendo aquellos usos más eficientes, e incite a las empresas a hacer las cosas bien.

También pensando en la posibilidad de un nuevo aumento del boleto en marzo...

Vivimos en un país con 10% de inflación, y con un boleto de $ 28 lo esperable es que suba $ 2,80 por año, si no sube es porque esta bajando en realidad. Gracias a las primeras señales de eficiencia pudimos lograr mantener el precio constante. Si logramos mantenerlo hasta marzo del año que viene estaríamos hablando de un año mantenido a precio constante, pero indudablemente es imposible que el precio del boleto permanezca constante. Por ahora no estamos previendo un aumento, la realidad es muy dinámica, pero no está en nuestros planes.

Con respecto a la limpieza, ¿qué políticas se proyectan?

Hay un proceso bien interesante donde se están analizando opciones para la promoción de la clasificación en origen y se van a llevar adelante pilotos. En el centro existe el sistema de doble contenedor, pero lamentablemente los vecinos no lo utilizan mucho. Entonces uno de los objetivos es tratar de trabajar mejor en la zona del Centro y ver otras estrategias para que los montevideanos se sientan atraídos a clasificar de manera diferente.

¿Dentro de esos planes pilotos puede haber incentivos para el que lo haga bien o multas para el que
no lo haga?

Sí, la idea general de la administración, lo mismo para otras infracciones, no es recaudar ni tratar de castigar, sino tratar de generar el cambio cultural. Entonces, eso se da con una combinación de incentivos para los que hacen las cosas bien y de castigos para los que no hacen las cosas tan bien. Indudablemente es la combinación de las dos cosas lo que se busca realizar.

¿El sindicato municipal en algún sentido es un problema para concretar algún tipo de proyecto?

Los sindicatos siempre son bienvenidos. Poder tener un sindicato es la posibilidad de tener un representante que hable en nombre de los trabajadores. Lo que está claro, y el intendente lo ha manejado con mucha claridad, es que acá no hay un cogobierno.

Populares de la sección

Acerca del autor