"Es injusto seguir dependiendo de la oferta y la demanda"

El vicepresidente de Jumecal también dijo que es muy complicado conseguir mano de obra para las quintas
¿Cómo describiría el momento del sector frutícola?
Es crítico por el exceso de fruta, sumado a que el año anterior también fue crítico, pero por falta de fruta. Está la duda de si podremos cubrir los costos, porque por el tema oferta y demanda cuando hay excesos los precios bajan y eso no pasa con los costos.

¿Cuáles son los costos de mayor porte en la actualidad?
La mano de obra, el gasoil y los fitosanitarios. La mano de obra, además, es difícil de conseguir, la gente no quiere venir a trabajar en las quintas. Si necesitás cinco tenés que tener 10 por los que faltan. Ese costo subió, subieron los aportes... ojalá uno pudiera pagar más, pero no nos da. En el gasoil, el litro está arriba de los $ 40 y tendría que estar abajo del valor de un dólar. Pagamos lo que pagábamos cuando el barril de petróleo estaba a US$ 150. Los fitosanitarios han bajado, pero en eso logramos achicar con el plan de feromonas.

La tecnología denominada de confuxión sexual.
Sí, se introdujo eso, fue un gran esfuerzo conjunto de Jumecal, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria y la Facultad de Agronomía, permite bajar la población de insectos, que no se sigan reproduciendo, así evitamos el picado de la fruta que nos lleva a tener que tirar la producción.

Me comentó que Jumecal tiene una directiva muy joven.
El presidente –Andrés Moizo– y yo tenemos 34 años. En 2012 surgió la inquietud de propiciar un recambio generacional, entré al grupo de jóvenes, a Jupromel –Jóvenes Unidos Productores de Melilla–, nos empezamos a involucrar y en lo personal estaba el estímulo de que integro una cuarta generación de la familia en la fruticultura. Mi abuelo fue uno de los fundadores de Jumecal. Fuimos buscando un lugar y a la vez la gente experiente nos fue abriendo puertas. Por suerte vemos gente joven integrándose, trabajando en la difusión. Sobre eso, quiero destacar el apoyo de la Asociación Rural del Uruguay para mostrar lo nuestro en Expo Melilla y en Expo Prado.

¿Qué inversiones hizo Jumecal y cómo está la cooperativa?
En estos últimos años trajimos el inyector de nitrógeno para la atmósfera controlada, para no depender de nadie, una tencología que permite extraer oxígeno y producir e inyectar nitrógeno y que así la fruta quede casi sin respirar y conserve el verdor de recién arrancada. Se invirtieron cerca de US$ 150 mil. Nos permite manejar la apertura y cierre de las 23 cámaras, donde tenemos capacidad para 226 mil cajones. Hoy en Jumecal trabajan 15 personas, más trabajos tercerizados y hay 150 socios, con un aumento en estos últimos años, algo que nos tiene muy contentos.

Son tomadores de precios.
Además de estar en la parte de producción estoy en la de comercialización, en el Mercado Modelo. Es injusto seguir dependiendo de la oferta y la demanda. Antes capaz lo ibas llevando, porque los costos eran bajos, pero ya no podemos. El que hace alfajores no depende de la oferta y la demanda, el precio de su producto no baja de un día para el otro, ese productor de alimentos traslada al precio la cobertura de sus costos y el margen razonable de ganancia. Las galletitas suben $ 2, pero suben, nunca bajan. Nosotros eso no podemos hacerlo, a veces la manzana está a $ 500 la plancha de 10 kilos y a veces a $ 200. Es frecuente para uno tener que vender sin poder cubrir los costos, solo para rescatar algo.

¿Cómo ve la intermediación?
El intermediario, con cero riesgo, sin estar un año trabajando para vender y cobrar, en una semana hace su negocio y si tira un kilo o dos es mucho. Acá estamos un año para tener la producción y nunca tenemos seguro el precio adecuado. Del precio que consigue el productor al que paga la gente hay mucha diferencia. Hay dos o tres manos en el medio y eso encarece.

Cuando hay inflación se los suele señalar.
Nos da una especie de bronca cuando nos responsabilizan por la inflación. No sabemos cómo resolverlo. Se fijan en nosotros cuando los precios suben y eso es por algo, por el clima, por un problema biológico o sanitario. El año pasado perdimos el 70% de la manzana y hubo que cumplir con los compromisos igual.

¿Qué opinan de los permisos de importación?
A veces se necesita, pero a veces es un problema. Hay momentos en los que uno puede, sin hacer locuras, marcar una diferencia, pero entra mercadería abundante y no se puede. Además, por el solo hecho de competir contra algo importado vamos en desventaja, la gente por una falsa verdad piensa que la manzana importada es mejor y la lleva. Además de no lograr el precio adecuado, aunque nuestra fruta sea mejor, no se vende primero.

¿Qué sucede con la maquinaria y el riego?
Es complicado, no hay margen para invertir, además en la fruticultura no hay mucha oferta de máquinas y también somos un poco reacios, por el manejo de la fruta, del machucado, no nos convence mucho. Y habría que adecuar los montes. En riego, esta zona es de poca agua subterránea, necesitamos seguir con plantas de raíces largas. Yo no tengo riego. Hicimos cuatro o cinco pozos y no dan lo suficiente. Poder regar es bueno, pero hay que tener en cuenta que hoy prender una bomba, por el costo, no es para todos.

El clima también los exige, ¿qué opina de los seguros?
Sí, ya no están las cuatro estaciones marcadas y la planta necesita en sus momentos frío para descansar, agua para subsistir o temperatura para desarrollar el ciclo. Hoy cualquier tormenta trae piedra o una ráfaga de viento que te tira todo. Hay más gente asegurada, es una herramienta valiosa, pero habría que mejorarla, por ejemplo en lo que se puede cubrir. En enero tenía la ciruela para cosechar y vino un viento impresionante, inesperado y tiró todo. El seguro no cubre pérdida de ciruela por viento. Hay que ir ajustando eso entre el ministerio, las aseguradoras y nosotros".

¿Qué opina del traslado del Mercado Modelo?
Desde que tengo uso de razón se habla de eso. No lo veo viable, menos para productores chicos. Ya este mercado es caro y el nuevo, por cómo se lo ha planificado, será el doble de caro. Hay un fideicomiso al que aportar, pero a los 25 años hay que volverlo a pagar. Nadie nos ha consultado, solo vinieron a preguntarnos si queríamos anotarnos.

¿En qué está el tema seguridad?
Es una zona tranquila y cuando hubo algún problema de robos enseguida tuvimos respuestas.

La ficha

Datos: Nació el 19 de marzo de 1983, en Montevideo.
Actividad: Fruticultor en pera, manzana, durazno y ciruela.
Empresa: Granja E. Martínez e Hijos, ubicada en Rincón de Melilla.
Pasatiempo: La música.
Fútbol: Hincha de Nacional.


Acerca del autor