¿Es positivo aislarse en el trabajo?

Concentrarse en las tareas puede aumentar la productividad, pero en exceso puede derivar en perder de vista oportunidades de relación profesional que también aportan valor
La colaboración, la comunicación y la interacción con otros marcan el día a día laboral, pero esto no implica que alguna vez haya sido necesario concentrarse en una tarea. Escuchar música o recurrir a cualquier otra actividad para evadir el entorno -navegar en redes sociales también es otra opción- es ya un hábito para muchos profesionales que pasan buena parte de su jornada delante de una computadora.

La cuestión es si ese aislamiento aumenta la concentración y la eficacia en el puesto, o puede volver a los trabajadores más antipáticos y peores compañeros. Para el socio de Éthica Consultores de España, José Manuel Chapado, existen ambientes tóxicos ante los que el profesional quiere protegerse. En este caso, la música o los audífonos no son una herramienta de concentración, sino una barrera de protección y, en cierta forma, un modo de huida. Para Chapado, "no debiera importar tanto la conducta en sí como la causa que la genera". "Somos muy proclives a juzgar las intenciones, y podemos equivocarnos. A lo mejor, los colaboradores sólo pretenden una mayor concentración y una protección razonable frente al ruido de ambiente".

El efecto de la dopamina

Desde una perspectiva científica no es ningún secreto que la música -según qué tipo- favorece la concentración. La profesora del Máster de Dirección y Gestión de Recursos Humanos de la UOC en España, Gina Arán, explicó que "la música libera en el cerebro dopamina y serotonina, neurotransmisores que producen una sensación de placer y relax. Es la recompensa. Esto hace que las personas se sientan más felices y relajadas, mejora su sentido del humor y se concentran más". Sin embargo, para el CEO de Think&Action, Fernando Botella, una música de ambiente es preferible a la música predilecta porque distrae menos.

"Está probado científicamente que la música resta concentración, hasta un 60% según algunos estudios. Nuestro cerebro no está preparado para hacer dos cosas a la vez. Si en los audífonos suena música que te gusta y que has elegido, el foco se dispersará entre la tarea que estés realizando y lo que suena. Como consecuencia el rendimiento se resiente, la persona no acaba de resolver porque divaga más y tarda más tiempo en completar la tarea", explicó Botella.

Comunicación

La tecnología ha cambiado los canales de comunicación, de manera que no hace falta hablar para comunicarse. El socio y director general de Habittud (España), Juan Antonio Fernández, aseguró que "a través del correo electrónico se realizan muchas de las interacciones o relaciones laborales. Se tiene en cuenta la opinión de los demás, pero no tanto por voz o a través de reuniones físicas. Es una nueva forma de tomar decisiones". Por su parte, Chapado matizó que "es bueno que existan canales de comunicación informal y se preserven. Mejor que prohibir los auriculares es promover un café a mitad de jornada donde fluya la camaradería y el buen ambiente".

También Fernández argumentó basado en distintos estudios que "hacer pequeños breaks y hablar de temas no laborales con nuestros compañeros es positivo para la salud. Ayuda a recargar las pilas antes de continuar con las tareas encomendadas". Y es que abrir los oídos a lo que sucede nuestro alrededor puede ser el mejor canal para la innovación.

"El valor se genera a través de la interacción. A menudo escuchar lo que sucede alrededor hace que salte la chispa, que surja una asociación de ideas que aumenta la probabilidad de pensar cosas nuevas o mejorar lo que estás haciendo", subrayó en este sentido Arán.

A su vez, el CEO de Think&Action, Botella, dijo que la concentración, por ejemplo con música, es aconsejable en las fases creativas (divergentes), "no en las convergentes, cuando toca poner todo en común con el equipo en las reuniones, y en la fase operativa". Chapado añadió que "compartir es crecer. Conocer es aprender. Aislarse es perder. Cuando tenemos arraigadas estas creencias y creemos en los valores de la colaboración e innovación, ni los audifonos ni la distancia son obstáculo para crear y construir juntos"





Fuente: Expansión - RIPE

Populares de la sección