Escándalo por carne adulterada suma pérdidas por US$ 130 millones

Autoridades brasileñas estiman que de prolongarse el problema se podrán generar daños por hasta US$ 1.500 millones
Apenas una semana después de la Operación Carne Podrida llevada a cabo por la Policía Federal de Brasil, la industria cárnica del país norteño reportó pérdidas por US$ 130 millones, según el periódico Estadão.

La Asociación Brasileña de Proteína Animal (ABPA), ligada a los sectores de aves y carne de cerdo, estimó pérdidas en sus exportaciones por US$ 40 millones el viernes.

Por su parte, la Asociación Brasilera de las Industrias Exportadoras de Carne (Abiec), que representa al sector de la carne bocina, reportó una suma de US$ 96 millones, el valor de la carne detenida en el puerto de Santos.

En una entrevista con Broadcast Agro, el presidente ejecutivo de ABPA, Francisco Turra, reconoció que el escándalo tuvo un "impacto muy fuerte" para la industria en la primera semana.

"Se convirtió en un momento muy dramático, nunca vi algo igual, y difícil de revertir", dijo. "La solución no requerirá una semana o una simple palabra oficial. Todo lo que deja de ser exportado no tiene espacio para ser absorbido (internamente). Entonces, tenemos que disminuir la producción y reducir puestos de trabajo, algo que ya está comenzando a ocurrir".

La multinacional JBS, el mayor frigorífico de Latinoamérica, paralizó 33 de sus 36 fábricas en Brasil y anunció que a partir de mañana martes retomará las actividades con una reducción de 35% de producción de carne de res.


China anunció que reanuda compras de carne a Brasil excepto la producida en las 21 plantas investigadas

El ministro de Agricultura, Blairo Maggi, quien calificó de "absurdo" el bloqueo absoluto a las importaciones de carne brasileña, aseguró que las regulaciones necesarias para reiniciar las exportaciones no tardarían más que siete a 15 días. El plazo podría causar US$ 1.500 millones de pérdidas adicionales.

Una de las estrategias del ministro para revertir la situación, en colaboración con el presidente de Abiec, Antônio Jorge Camardelli, será visitar los países que han congelado sus importaciones de carne brasileña. En primer lugar, visitarían China, que ayer anunció que reanudará las importaciones que no provengan de los 21 frigoríficos investigados en la causa.

En segundo lugar, viajarán a Honk Kong y Argelia, un "importante mercado para Brasil, que viene ampliando significativamente las compras desde enero", dijo Camardelli.

Según informó el portal www.infobae.com, en 2016 las ventas de carne significaron un 7,5% de las exportaciones totales del país y un 0,8% del PIB.