Escaso crédito local obstaculiza el crecimiento, según el FMI

Para el organismo, elevada dolarización genera riesgo para los hogares

Los técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) advierten a Uruguay por el bajo nivel de créditos en su sistema financiero. Si bien reconoce que eso podría redundar en una menor vulnerabilidad ante un shock negativo en la economía, señala que los niveles "inusualmente" bajos de financiamiento en el sistema local constituye un obstáculo para el crecimiento de la actividad. Por eso sugiere políticas que permitan impulsar el financiamiento tanto a las familias como a las empresas.

En particular, los economistas del organismo multilateral alertan sobre el crédito a los hogares. El informe titulado Análisis de la hoja de balance en Uruguay - alta dolarización pero riesgos limitados señala que la relación entre los préstamos a hogares y a empresas (por cada dólar prestado a familias hay unos US$ 4 a empresas) en el sistema financiero local es la más baja entre los pares de América Latina. Incluso, señala, cuando el crédito corporativo está "muy rezagado respecto a mercados financieros más desarrollados como Brasil y Chile".

Por eso el organismo sugiere "un esfuerzo por estimular el crecimiento del crédito que sostenga los niveles de expansión económica al mismo tiempo que no debiliten los sólidos balances del sistema bancario".

Otro fenómeno del que llama la atención el informe es la dolarización de los ahorros de los hogares uruguayos, "potencialmente expuestos a una brusca depreciación del dólar".

Sostiene que la tendencia de las familias locales a preferir el billete verde como refugio de valor es "fuerte y larga". El lado positivo de este fenómeno es que "los hogares uruguayos están parcialmente cubiertos ante una depreciación del dólar". Esto cobra relevancia debido a que el 10% de la canasta de consumo está nominado en moneda extranjera y una suba del tipo de cambio se traslada en 30% al costo de vida en su conjunto.

De todas maneras, "la relación entre la apreciación del dólar y el consumo parece ser negativa en la práctica, quizá debido a que los consumidores asocian la debilidad del peso con un deterioro de la economía en general".

Otra hipótesis que manejan los técnicos del FMI tiene que ver con la distribución de la riqueza. Los estratos más altos son los que concentran en Uruguay los ahorros en dólares y, por lo tanto, para los más bajos una apreciación de la moneda estadounidense incrementa el costo de los bienes durables, sin el atenuante de contar con un respaldo en dólares.