Escasos avances para la reapertura de Fanapel

Ejecutivo ratificó que está dispuesto a ayudar pero no hubo una oferta concreta


La reunión tripartita que agendó ayer el Poder Ejecutivo con el sindicato de trabajadores de Fanapel y los ejecutivos de la empresa culminó sin grandes avances para acordar una fórmula que permita el retorno de la producción industrial de la fábrica de Juan Lacaze.

"Salimos de la reunión con pocas expectativas porque no hablamos ni de una posible fecha de arranque", se lamentó el dirigente gremial de Fanapel Marcelo Olaverry. Del encuentro participaron los directores de Trabajo, Juan Castillo, y de Energía, Olga Otegui, además de un delegado del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). El sindicalista de Fanapel dijo que el proceso de negociación "avanza más lento" de lo que gremio de trabajadores esperaba. En la reunión de ayer el gobierno habló en líneas generales de contribuir a otorgar algún tipo de paliativo que permita reducir los costos de la energía eléctrica o reintegro de impuestos "pero no se barajó ningún porcentaje concreto", aseguró Olaverry a El Observador.

La próxima semana está previsto que las negociaciones avances en forma bipartita con encuentros que habrá entre la empresa y Ministerio de Trabajo y de esa cartera con el gremio de trabajadores, antes de convocar a nueva instancia tripartita. El sindicato de trabajadores de Fanapel estima que si se mantiene el ritmo actual de las negociaciones, la fábrica no podrá estar operativa por lo menos hasta abril, porque antes se deberán realizar algunas tareas de mantenimiento.

De todas formas, Olaverry destacó como "positivo" que la empresa haya mostrada una actitud un "poco más receptiva" que en instancias anteriores para buscar una salida que permite el retorno de la actividad industrial. La industria emblema de Juan Lacaze dejó de producir papel y envió este mes a unos 247 trabajadores al seguro de paro porque su actividad dejó de ser rentable y competitiva en su principal mercado de exportación: Argentina.

El sindicato de trabajadores de Fanapel tiene previsto convocar para el próximo 27 de enero una asamblea pública en la ciudad para discutir la problemática del empleo "con propuestas serias", ya que el futuro para la generación de puestos de trabajo genuino aparece cada vez más comprometido. El otro emprendimiento industrial que viene funcionando con dificultades es la cooperativa textil Puerto Sauce, que inició su actividad con 80 trabajadores luego que el Poder Ejecutivo decidiera bajarle la cortina a Agolan en 2013.