Escenario "recesivo" del comercio terminará en 2017, estima la gremial

Luego de meses de contracción de la actividad, la Cámara de Comercio se mostró optimista para el próximo año
El comercio atraviesa desde hace tiempo un escenario de contracción de la actividad. Ahora, sin embargo, la gremial del sector adelanta que es posible que la pisada cambie a partir del cuarto trimestre de este año. Una reversión de la tendencia a la baja de la actividad iniciaría al cierre de este año y, agrega un informe de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay (CNCS) divulgado ayer, continuaría en el arranque de 2017, "dando por finalizado el escenario recesivo que viene atravesando el sector en los últimos períodos".

En el segundo trimestre del año, el Indicador Adelantado de la Actividad Comercial (Lidcom) que releva la gremial registró de nuevo una variación negativa (-1,4% frente al mismo periodo de 2015).

Si se lo compara con el trimestre inmediato anterior, en tanto, la tasa de variación del Lidcom llegó a -0,2%. "El sector comercial continúa atravesando una etapa recesiva que si bien no se profundiza respecto a periodos previos, se mantiene", indica el trabajo de la CNCS.

Por su parte, el índice de difusión indica que 60% de las variables que determinan el comportamiento del Lidcom tuvieron una incidencia positiva en su resultado a lo largo del segundo trimestre del año.

La CNCS subraya el comportamiento de la variable "relación de precios" (el vínculo de precios entre los bienes transables y los no transables), que tuvo una evolución favorable en el trimestre e impactó de manera positiva en el desempeño del Lidcom.

El debilitamiento del dólar hizo que los productos importados se abarataran, lo que aumentó el poder adquisitivo de los hogares uruguayos medido en la divisa estadounidense. "Esto tiene un efecto relativamente dinamizador en la actividad comercial", indica el informe de la CNCS.

Por el lado de las variables relacionadas con el mercado de trabajo, en tanto, la evolución de los salarios como determinantes de la demanda de los hogares tuvo una incidencia positiva en el resultado del sector en este segundo trimestre. Sin embargo, "su efecto positivo se ha visto reducido mes a mes".

El desempleo "tuvo un comportamiento dispar" a lo largo de este período, pero predominó un efecto negativo en el resultado final, de acuerdo a la gremial.

Por su parte, la variable vinculada a las expectativas de los empresarios locales así como el comportamiento de los mercados internacionales "tuvieron mayormente una incidencia negativa, aunque con cierta mejora al final del periodo".

Confianza del consumidor

No es la primera señal alentadora que muestra la economía en los últimos días. La confianza de los consumidores tuvo en julio una recuperación potente (16,4%), la mayor desde que se recaban datos. Así, dejó tras de sí su mínimo histórico y se ubicó cerca de la línea que separa el "pesimismo" del "moderado optimismo".

La mejora que tuvo tanto la predisposición a la compra de bienes durables como las expectativas sobre la situación económica personal y del país generó que la confianza de los agentes llegara a su valor máximo en lo que va del año, de acuerdo al Índice de Confianza del Consumidor (ICC), que realiza la Cátedra Sura de la Universidad Católica y Equipos Consultores.

"La nota destacable del mes sería que mientras el tipo de cambio permanezca relativamente bajo y la inflación tienda a converger nuevamente a un dígito, nos alejamos del 'atendible pesimismo', y podría evitar que a la evolución de los ingresos de la economía se le sume más pesimismo como factor de contracción del gasto de las familias", había indicado el informe divulgado sobre finales de agosto. l

Populares de la sección