Escuadrón de la muerte en Perú ejecutó al menos a 20 personas

Grupo de policías simulaba operativos a cambio de ascensos y dinero
El gobierno peruano tiene "serios indicios" de la existencia de un grupo policial que habría asesinado delincuentes en operativos simulados a cambio de ascensos, dinero y otros beneficios personales. Veinte supuestos delincuentes fueron abatidos en seis acciones organizadas por el presunto "escuadrón de la muerte" de la Policía Nacional del Perú (PNP), según una investigación interna del gobierno.

El viceministro de Orden Interno, Rubén Vargas, afirmó tras concluir una investigación sobre el tema que el grupo habría operado entre 2012 y 2015 en seis operativos realizados en Lima y el interior del país donde supuestamente simulaba enfrentamientos armados y mataba personas para recibir recompensas.

La comisión investigadora fue creada a principios de mes por el ministro del Interior, Carlos Basombrío, quien semanas atrás bautizó a este grupo como un "escuadrón de la muerte", tras conocerse las denuncias en medios de comunicación.

El documento estableció que hay "serios indicios sobre la existencia de una agrupación irregular" compuesta por nueve agentes.

Muertos sin motivo

"Once de los veinte supuestos delincuentes abatidos no tenían antecedentes o requisitorias que justificaran ser los objetivos de intervenciones policiales", dijo el jerarca del gobierno en una conferencia de prensa realizada el lunes.

Otros informes apuntaban a un inminente secuestro de un empresario, pero la hipotética víctima no se encontraba en el lugar de los hechos cuando estos se produjeron.

Vargas se excusó de revelar los nombres de los policías que conformarían el supuesto escuadrón de la muerte, pero dijo que se trata de dos oficiales –un general y un comandante– y otros siete suboficiales que habrían intervenido en los operativos.

El funcionario dijo que el presunto escuadrón trabajaba y tenía acceso a información reservada que le proporcionaba un grupo especial de inteligencia contra el crimen organizado, creado durante el gobierno anterior de Ollanta Humala (2011-2016).

La actual administración liderada por el presidente Pedro Pablo Kuczynski asumió el 28 de julio.
Vargas explicó que el comandante y los siete suboficiales identificados integraban el Grupo Especial de Inteligencia contra el Crimen Organizado (Geico), ubicado dentro de la Dirección Contra el Terrorismo (Dircote) de la Policía y a cargo de un coronel que fue ascendido a general.

El viceministro explicó que las irregularidades fueron denunciadas por el comandante Francisco Moreno ante la Inspectoría General de la Policía, quien derivó sus averiguaciones al tribunal de disciplina policial, donde los informes permanecieron 10 meses sin ningún avance, cuando debían haber durado dos meses como máximo.

El viceministro indicó que su investigación se basó en seis intervenciones policiales organizadas sobre información de inteligencia deliberadamente alterada por los miembros del Geico, con la probable anuencia del ahora general.

Vargas no especificó las fechas en las que se dieron esos operativos, pero precisó que el comandante al mando del Geico obtuvo seis condecoraciones por acción distinguida entre 2012 y 2014.

El gobierno afirmó que el informe del Ministerio de Interior fue enviado a la fiscalía que también investiga el caso.

Fuente: Agencias

Populares de la sección