"Escuchar" a los caballos mediante una app

Larc Test realiza un diagnóstico del esfuerzo del animal cuando entrena
Por María Inés Fiordelmondo

¿Qué sienten los animales? ¿qué me estarán queriendo decir? son preguntas que la mayoría de las personas se habrán hecho alguna vez acerca de sus mascotas o cualquier otro animal.

Como veterinaria, la argentina Cecilia Tula pensó que podría hacer algo con todo lo aprendido para lograr que el animal pudiera expresarse. Esto la llevó a emprender en lo que finalmente se convertiría Larc Test, una aplicación que permite ajustar el plan de entrenamiento del caballo de manera que alcance su máximo potencial.

Caballos que "hablan"

La argentina especialista en veterinaria reside hace varios meses en Uruguay, en donde empezó a trabajar en co-work Montevideo. Su emprendimiento se encuentra actualmente incubado por da Vinci Labs.

Inmediatamente después de graduarse comenzó a averiguar de qué manera podría ayudar al animal a "expresar" lo que le pasa. Pensó que de alguna forma tenía que lograr que el animal le dijera "que está cansado y no quiere más". La emprendedora ejemplifica comentando que cuando las personas sienten alguna dolencia física, muchas veces no lo comentan y nadie se da cuenta. Pueden y continúan con su trabajo, pero el rendimiento no es el mismo.

Tula comenzó a trabajar en el hipódromo de Palermo. Allí brindaba un servicio particular veterinario midiendo el ácido láctico y la frecuencia cardíaca y respiratoria de los caballos de carrera.

En el trascurso de su tarea notó que podía ver a algunos animales y no a todos, por lo que se le ocurrió hacer una aplicación para que todos los caballos pudieran ser entrenados de la misma forma. Pensó crear una app con la idea de individualizar, ya que a todos se los entrena bajo la misma receta y, como comentó Tula, luego no se puede saber por qué unos rinden y otros no.

La app mide la recuperación para saber la diferencia entre sub-entrenamiento y sobre-entrenamiento. A su vez, provee datos objetivos para conocer la intensidad de trabajo para cada caballo y mostrar si el músculo o los pulmones están limitando el rendimiento. En los hechos, cuando el caballo termina de entrenar, se le mide el ácido láctico y la frecuencia respiratoria. El veterinario ingresa los números a la app y ésta da el reporte.

Larc Test en Uruguay

La emprendedora comenzó a contar de su idea en reuniones, eventos y cada lugar que podía para ver de qué manera podría obtener capital para desarrollar el negocio. Esto la llevó a conocer a sus socios, Cliff Williamson y Pierr Swart. Williamson es estadounidense, vive en Argentina desde hace 20 años y apoyó a Tula en la inversión para dar el siguiente paso: crear la app. Actúa como socio "ángel" invirtiendo en el negocio. Swart es sudafricano y vive en Estados Unidos.

Decidieron traer el emprendimiento a Uruguay ya que, según Tula, hay un excelente mercado para probar y desarrollar este tipo de aplicaciones. Consideraron que obtendrían una vidriera para el resto del mundo, ya que el mercado está más concentrado, los caballos son exportados de los Emiratos Arabes y los productos son de calidad.

Larc Test

Larc Test se encuentra trabajando con dos veterinarias en Maroñas, y empezaron con las pruebas en 12 caballos. La emprendedora decidió dar dos meses gratis para que el entrenador pueda medir el beneficio con varios de estos animales. Lo único que paga el usuario son las tiras reactivas para medir el lactato.

Como los entrenadores en Uruguay, según Tula, no suelen darle mucho uso a aplicaciones o tecnologías similares, decidieron que el usuario fuera el veterinario y el cliente final, el entrenador.

Otro destino

El emprendimiento fue validado en Argentina y posteriormente desembarcaron en Estados Unidos, donde se encuentra hasta el momento en período de prueba. Decidieron expandirse a este país porque pensaron que la mentalidad de los entrenadores estaría más adelantada que en otros. Además, como Swart reside en Nueva York, el procedimiento podría quedar bajo su mirada. Actualmente tienen un equipo de trabajadores freelance que se encarga de ir a ver a los caballos.

Lograron crear una alianza comercial con la empresa de pulsómetros Polar, que los ayuda en la distribución de los equipos y, están llegando a un acuerdo con un reconocido laboratorio -del que se excusó de difundir su nombre-, que les proveerá aparatos de medición.

A pesar de estos logros, Tula confesó que finalmente la mentalidad en Estados Unidos no les pareció tan abierta como pensaban.


Populares de la sección