Escuela de enología, monumento histórico nacional

Abre sus puertas al público la casa de estudios de la vitivinicultura uruguaya

El fin de semana del patrimonio en 2016 está dedicado a la educación pública. Y en ese marco, algunas instituciones serán destacadas por el gobierno. Una de ellas es la Escuela Superior de Vitivinicultura, "Presidente Tomás Berreta", la casa de estudios que forma a los enólogos uruguayos desde la década del 40. Se trata de una institución pionera en sus orígenes, que depende de UTU (es una tecnicatura de nivel terciario) y que ofrece un curso teórico práctico muy competitivo a nivel regional.

La distinción de monumento histórico nacional, otorgada por Patrimonio Nacional, es para la institución escuela de enología, pero su edificio y viñedo también merecen ser conocidos. Es la primer escuela de UTU en recibir ese galardón; hasta ahora solo el edificio de la sede central de UTU había recibido la distinción. Por eso, este sábado 1° y 2 de octubre, la escuela abre sus puertas al público para dar a conocer su patrimonio histórico. Habrá recorridas desde las 10 horas hasta las 15 horas los dos días, a cargo de alumnos y docentes. Se podrá visitar el viñedo, la bodega y la cava subterránea, donde además está instalado el museo de maquinaria e instrumentos históricos de la bodega y habrá una degustación de dos vinos de la cosecha 2016.

La escuela homenajea a la vez al ingeniero Luis Fernández, primer director y figura fundamental de los primeros años de vida de la institución.

La directora de la escuela, profesora Flavia Lemos, explicó a Sacacorchos que en sus inicios la institución fue un "cambio muy importante" para el sector, porque hasta ese momento los enólogos venían del exterior. "Se valora todo lo que hace a la formación en un sector como el nuestro, de la producción agro industrial, y la formación específica de esa rama vinculada a la enología", comentó la directora.

"Este reconocimiento es merecido porque la escuela ha tenido y tiene influencia en el sector. Tiene muchos patrimonios, tangibles e intangibles. Tangibles como el edificio, los viñedos, egresados, estudiantes, los docentes y los vinos que elabora. Y dentro de los intangibles está todo lo que hace a los relatos y vivencias que se transmiten por distintas generaciones, que hacen a la memoria colectiva de la escuela. Me impresiona cómo se emocionan hasta las lágrimas los enólogos que hablan de la escuela. Eso no pasa en todos lados, y es algo que identifica, es una seña de la escuela", agregó Lemos. ¿Por qué pasa eso? "Ser chiquita, compartir muchas horas y ser familia. Eso forma parte de la importancia de ser reconocida como monumento", concluyó la directora.

Para el presidente de la Asociación de Enólogos del Uruguay, Fernando Pettenuzzo, la escuela de enología es su "segunda casa". "Hay un antes y un después de la escuela en toda vida de un enólogo. Y cada vez que recorremos la distancia que hay entre la ruta y el edificio (de la escuela) es como si fuéramos alumnos nuevamente", dijo Pettenuzzo. "El patrimonio que va dejando la escuela en el correr del tiempo somos los enólogos", agregó.

La Escuela Superior de Vitivinicultura estará abierta al público este fin de semana del patrimonio de 10 a 15 horas cada día, con visitas guiadas a cargo de alumnos y docentes. Queda ubicada en ruta 48 casi ruta 5, en El Colorado, Canelones.


Comentarios

Acerca del autor