España en busca de una coalición

España necesita que la segunda sea la vencida para formar un gobierno estable, sin esperar a una tercera elección

España necesita que la segunda sea la vencida para formar un gobierno estable, sin esperar a una tercera elección. Pese a seguir lejos de la mayoría parlamentaria, el gobernante Partido Popular (PP) de centroderecha se fortaleció el domingo como primera fuerza y emergió como el candidato natural a liderar un gobierno de coalición. Persiste, sin embargo, la incertidumbre sobre alianzas, que no pudieron armarse en las elecciones legislativas de hace seis meses. Pero aunque el sistema político sigue dividido en cuatro fuerzas principales, desde el fin del bipartidismo representado por el PP y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), la situación con respecto a diciembre ha cambiado.

El PP aumentó su número de bancas, a expensas de Ciudadanos, el otro partido de parecida tendencia ideológica. Y los dos partidos de izquierda han perdido terreno. El consuelo del PSOE de haberse mantenido como segunda fuerza del país no disminuye el desencanto de haber perdido bancas. Y Podemos, que pretendía desbancar al PSOE del segundo lugar, se declaró decepcionado con el resultado electoral. Un gobierno de coalición de izquierda sigue siendo tan improbable como en la votación anterior. Divide a sus dos fuerzas principales el espinoso tema de Cataluña. Mientras el PSOE rechaza el fuerte movimiento independentista catalán, Podemos lo respalda. Incluso el líder del PSOE, Pedro Sánchez, acusó a la “intransigencia” de Podemos sobre Cataluña de “haber hecho que la derecha mejore sus resultados”.

El tema asumió mayor importancia por la decisión británica de salirse de la Unión Europea (UE). El brexit impulsa la fragmentación territorial tanto en Gran Bretaña, con la intención de Escocia e Irlanda de permanecer en la UE, como en otras naciones europeas. Evitarla en España aumenta las perspectivas de la continuidad en el gobierno del PP del actual presidente Mariano Rajoy, firmemente opuesto a que Cataluña se independice. No le será fácil a Rajoy lograrlo. Aun con el posible aporte de la disminuida bancada de Ciudadanos, le faltarán algunos escaños para llegar a la mayoría parlamentaria de 176. Podría lograrla con bancas de alguno de los partidos menores. En caso contrario, queda la posibilidad de que sea investido con un gobierno en minoría.

La ganancia electoral del PP, al pasar de 123 bancas en diciembre a 136 pese a escándalos de corrupción en su dirigencia, reflejó sensatez del electorado. Hubo reconocimiento de que, aunque persisten efectos adversos de la crisis de 2008, especialmente en un desempleo superior al 20%, el gobierno de Rajoy ha logrado introducir orden en la economía a través de un severo y efectivo ajuste fiscal y el fortalecimiento del sistema financiero. Perseverar en ese camino y mantener la unidad territorial del país son las opciones más aconsejables para España. La alternativa indeseable es que si fracasa la formación de gobierno ahora, haya que convocar a una tercera elección dentro de algunos meses. No solo persistiría la división de los votantes entre las cuatro fuerzas mayores, sino que se prolongaría mantener al país en un peligroso estado de gobernabilidad frágil, dificultando el avance español hacia terminar de salir del tembladeral económico desatado hace ocho años.


Acerca del autor

El Observador

El Observador

Comentarios