España se involucra de lleno en la crisis política de Venezuela

Visitas del expresidente Zapatero y del líder liberal español buscan resolver las tensiones
La crisis venezolana ha cobrado ya trascendencia global, por lo que varios gobiernos se han declarado a favor o en contra del referéndum revocatorio de Nicolás Maduro, que la oposición busca que se ponga en marcha tras la revisación de firmas por parte del Consejo Nacional Electoral (CNE). Algunos políticos, incluso, han llegado a hacerse presente en el país caribeño para observar de primera mano la situación y a la vez, buscar ser un elemento de peso para inclinar la balanza para un lado u otro. Uno de ellos es el líder del partido liberal español Ciudadanos, Albert Rivera, que ayer manifestó su apoyo a la salida del presidente Maduro.

Durante una intervención en el parlamento venezolano, dominado por la alianza opositora de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Rivera dijo que el revocatorio es un derecho de los venezolanos y que a su juicio parece ser una de las pocas válvulas de escape para la complicada situación que vive el país a nivel político, social y económico. "Es un derecho. Yo apoyo que ustedes puedan defender su Constitución y celebrar este referendo revocatorio como vía de escape, como salida", afirmó el político español, que llegó a Caracas el lunes pese a advertencias de voceros del oficialismo sobre una posible prohibición de ingreso al país.

En su discurso durante una sesión especial de la comisión de Política Exterior, el diputado y presidente del grupo parlamentario de Ciudadanos –cuarta fuerza política en España– también consideró necesario abrir un proceso de diálogo entre el chavismo y la oposición. "Sí al diálogo, pero un diálogo con condiciones, efectivo", expresó Rivera. A su vez, pidió la liberación de opositores presos, entre ellos los dirigentes Leopoldo López y Antonio Ledezma, este último con prisión domiciliaria.

El político se hizo eco también de la crisis humanitaria de Venezuela, que enfrenta una grave escasez de alimentos y medicinas. "Tiene que haber comida y alimentos, medicinas. No vamos a solucionar la crisis política e institucional sin solucionar la crisis humanitaria", dijo. Rivera aseguró que pese a que "algunos niegan" que en el país caribeño haya tal crisis, "solo hay que pasear por las calles de Caracas, solo hay que ver las calles, solo hay que ver la situación para saber que aquí hay personas pasando hambre".

El número dos del chavismo, el diputado Diosdado Cabello, planteó el pasado miércoles la posibilidad de que las autoridades migratorias impidieran el ingreso de Rivera, señalando que su objetivo era "conspirar" contra el gobierno socialista.

Pero el presidente del Parlamento venezolano, Henry Ramos Allup, defendió la visita afirmando que "la ayuda no es injerencismo".

La visita de Rivera, que según ha dicho durará menos de 48 horas por lo que estaría regresando a su país hoy, se da en un momento en el que la oposición y el gobierno de Nicolás Maduro han hecho publica su "voluntad" de entablar un diálogo, una iniciativa que ha sido apoyada por el expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, junto a otros expresidentes, con el respaldo de la Unasur.

La MUD promueve la celebración de un referéndum revocatorio contra Maduro, cuyo mandato va hasta 2019, pero el oficialismo estima que es "imposible" realizarlo este año, pues los tiempos no dan para cumplir con los requisitos que exige el CNE. Si la consulta se pospone para después del 10 de enero de 2017, cuando se cumplen cuatro años del período presidencial, y Maduro pierde, el mandato lo completará quien entonces ocupe la vicepresidencia, que en este momento es Aristóbulo Istúriz.

Paraguay tampoco descarta involucrarse

Paraguay no descarta que se lleven a cabo iniciativas regionales en materia de derechos humanos en Venezuela, en caso de que los acontecimientos en ese país lo requieran, explicó el canciller paraguayo Eladio Loizaga.

"Por el momento no tenemos ninguna iniciativa, pero creo que de acuerdo con el desarrollo de los acontecimientos podría darse", expresó Loizaga en una rueda de prensa en la sede de la Cancillería, en Asunción. A su vez, señaló que también entra dentro de lo posible que se aplique a Venezuela mecanismos regionales como el "Protocolo de Asunción", aunque recordó que el país caribeño no firmó ese documento, que sí fue firmado por los otros cuatro miembros del Mercosur.

El protocolo es un acuerdo firmado en Asunción en 2005 para salvaguardar "la protección, promoción y garantía de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales de todos las personas".

El sábado pasado, Paraguay instó al gobierno y a la Asamblea Nacional de Venezuela a atenerse al respeto de las instituciones y de los derechos humanos y recordó que existen mecanismos regionales para preservar la democracia en caso de una violación de las libertades.

En este sentido, Loizaga reiteró su "enorme preocupación" por la situación que se vive en Venezuela ante la posibilidad de que pueda derivar en hechos violentos que repercutan en la población.

"Por eso hemos hecho un llamado para que las partes, tanto gobierno como Asamblea Nacional y otros actores políticos tomen conciencia de esa situación y que se inspiren en los principios democráticos de una convivencia política pacífica y ordenada, que es lo que todos queremos" señaló Loizaga.

El viernes pasado, en un comunicado conjunto, los Gobiernos de Argentina, Chile y Uruguay hicieron un llamado "urgente" a un "efectivo diálogo político" en Venezuela, envuelta en una crisis política y en una confrontación en ascenso entre el gobierno de Maduro y la oposición.

Otro de los gobiernos que se refirió a la situación fue el cubano, que a través de su canciller, Bruno Rodriguez, garantizó su apoyo al gobierno chavista. "La revolución bolivariana tendrá siempre, en cualquier circunstancia, la lealtad y presencia de Cuba en sus batallas", dijo el canciller durante un recorrido por una barriada popular del oeste de Caracas.

Marcha de mujeres chavistas

Miles de mujeres afines al chavismo marcharon ayer por las calles de Caracas para expresar su rechazo a la agresión de una funcionaria policial durante una marcha opositora, el pasado miércoles, y para expresar su respaldo al gobierno que preside Nicolás Maduro. Las mujeres iniciaron la marcha a través del centro de la capital venezolana, convocadas por el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y por funcionarios del gobierno de Maduro, en un recorrido en el que aprovecharon para entregar un documento a la Fiscalía venezolana que expresa el rechazo a la violencia de género.

Fuente: Agencias

Populares de la sección