¿Está consumiendo demasiada azúcar?

Los refrescos y el jugo son algunos de los culpables de que se consuma glucosa de forma desmedida
Sería triste si la única solución para alcanzar un estado de salud óptimo fuera cortando todo el consumo azúcar. Evitar de manera completa las tortas de cumpleaños, el helado y las galletas con chocolate sería una verdadera pena.

Sin embargo, sí escuchamos mucho sobre la necesidad de disminuir los azúcares añadidos. Investigaciones recientes indicaron que el consumo de azúcar está asociado directamente con el sobrepeso y la diabetes tipo 2.

El Comité Asesor de Guías Alimentarias de Estados Unidos recomendó que las personas consuman no más del 10% del total de las calorías diarias en forma de azúcares añadidos. En una dieta de 2.000 calorías al día, solo 200 calorías deberían ser de azúcar añadido. Hay 16 calorías en una cucharadita de azúcar, por lo que la proporción indica que el consumo ideal en ese caso sería de 12,5 cucharaditas al día como máximo.

Según el organismo regulador de alimentos y medicamentos de EEUU, "los azúcares añadidos son azúcares agregados durante el procesamiento de alimentos, incluyendo azúcares, jarabes, edulcorantes calóricos y azúcares naturales que se aíslan de un alimento entero y se concentran de modo que el azúcar es el componente primario de dicha preparación".

Según el comité asesor de esa oficina, casi el 50% del azúcar añadido que una persona promedio consume en las sociedades occidentales proviene de bebidas azucaradas: refrescos, jugos de frutas, bebidas deportivas y energéticas, alcohol, cafés y tés.

Hay otra razón por la cual los médicos y nutricionistas están concentrando sus estudios en las bebidas. Una persona puede consumir un refresco o un jugo mucho más rápido de lo que puede comer una galleta o un caramelo.

Además, cuando se toma algo se absorbe muy rápidamente en el torrente sanguíneo. Si una persona ingiere una bebida con un alto contenido de azúcar, el azúcar en la sangre aumentará rápidamente. Un simple vaso de jugo puede hacer que el cuerpo entre en un giro metabólico.

Refrescos

Una lata de refresco de 355 mililitros tiene casi 10 cucharaditas de azúcar. Para alguien que no puede dejar de consumirlos por más que lo intente, la sugerencia es servir un solo vaso y tomarlo de a sorbos pequeños. Muchos estudios han descubierto que los edulcorantes artificiales "sin azúcar" parecen tener efectos dañinos sobre el cuerpo, como fomentar la acumulación de grasa abdominal y la obesidad. Así que ya sea común o light, lo importante con los refrescos es cuidar el tamaño y la cantidad de vasos. Y disfrutarlo como si fuese un postre, de vez en cuando.

Jugos

Solo un vaso de jugo de naranja, incluso si es 100% de frutas naturales, tiene poco más de ocho cucharaditas de azúcar. Eso es un montón de azúcar en un vaso, así que hay que intentar evitarlo. Puede comprar envases más chicos o simplemente comprar jugo con menos frecuencia. Una opción para reducir la cantidad de azúcar por vaso es llenar tres cuartas partes de jugo y el resto completarlo con agua. Ponga rebanadas de fruta en la mezcla para agregar sabor.

Café y té

El café y el té son las bebidas predilectas de muchos tanto en la mañana como en la tarde. Pero no debería haber más nada en la taza que café o té. No azúcar. Es común que se le agreguen varias cucharadas de endulzantes a las bebidas calientes y el primer paso para evitarlo siempre es ser conscientes de esta práctica. Si se toma café o té solo por el sabor del azúcar, entonces podría ser mejor tener caramelos en su lugar.

Alcohol

Algunos cócteles tienen tanta azúcar que son como dulces líquidos. Una sugerencia: disfrutar del alcohol por el gusto de la bebida, por la experiencia social de compartir una copa, y no por el sencillo hecho de saciar las ansias de tomar algo dulce. El vino y la cerveza no tienen azúcar añadido; tampoco las bebidas alcohólicas fuertes.

Tomar tragos con alcohol puede significar, casi siempre, agregar un exprimido de frutas, o grandes medidas de gaseosas. Haga la prueba de tomar alcohol solo o con hielo y agua; verá que no solo toma menos cantidad sino que también evitará el consumo innecesario o adicional de otras bebidas cargadas con grandes cantidades de azúcar.

Fuente: Jae Berman - The Washington Post

Populares de la sección