Estaciones pierden rentabilidad y piden cambios a ANCAP en paramétrica

La utilidad bajó hasta 66% en últimos cuatro años

"Estamos llegando a un momento crítico", dijo ayer el presidente de la Unión de Vendedores de Nafta del Uruguay (Unvenu), Daniel Añon, durante la presentación de un estudio realizado por la consultora CPA Ferrere, que da cuenta de la pérdida de rentabilidad que registra este tipo de negocios, debido a que la paramétrica de bonificaciones establecida por ANCAP no recoge todos los "costos "reales que tienen los comerciantes.

De acuerdo al informe y con datos actualizados por la gremial, la utilidad teórica de una estación de servicio en Uruguay es de $260.000 (luego de impuestos), pero al no contemplarse determinados costos la utilidad baja a 88.600 (luego del pago de impuestos), lo que da cuenta de una caída de 66%.

Entre ellos se mencionan costos vinculados al camión de reparto ($32.500), parte de las horas de trabajo del personal ($ 28.100), seguridad ($17.200), aranceles de tarjetas de crédito y débito ($ 78.000) y ajuste de salarios a julio de este año, según el convenio colectivo vigente ($15.600).

La composición de la paramétrica de bonificaciones vigente en la actualidad toma en cuenta el Índice de Precios al Consumo, el salario mensual del pistero, la unidad reajustable de alquileres, la evolución del dólar y el precio de la nafta súper. Unvenu está en desacuerdo con los criterios de costos utilizados, porque se entiende que no incorpora en su totalidad lo que sugirió un relevamiento realizado por el ente hace cuatro años en 52 estaciones de servicio para determinar los costos reales.

La posición de la gremial se sustenta en un estudio realizado por CPA Ferrere que recomienda adecuar la paramétrica a los costos efectivos para evitar "distorsiones", y revisar los costos de mano de obra por horas extra, camión para distribución y seguridad. Además, sugiere que se revisen los costos financieros para una mayor utilización de pagos electrónicos.

Se prevé que desde el 1° de noviembre comenzará a regir la prohibición del pago en efectivo durante todo el día en las estaciones. "Efectivamente la paramétrica no parece recoger la evolución de costos de las estaciones de servicios, afirmó el economista Gabriel Oddone.

Hasta ahora la gremial no obtuvo una respuesta favorable a sus reclamos. A modo de ejemplo, se menciona la negativa del ente a incorporar cambios en la paramétrica, como el arancel que las empresas pagan a los emisores de tarjetas por las ventas con plástico. A ello se suma el malestar que existe por la negativa de ANCAP a reconocer el último aumento de salarios para el personal de pista. La paramétrica debería recoger esa modificación desde agosto, pero el ente postergó la corrección hasta setiembre.

Los estacioneros se volverán a reunir en asamblea el próximo 7 de setiembre para evaluar los pasos a seguir. En esa instancia se podría decidir la aplicación de medidas en el sector, entre las que figura la realización de paros patronales a lo largo del país.

El panorama no parece ser muy alentador para las aspiraciones del sector. Tanto las nuevas autoridades de ANCAP como el ministro de Economía, Danilo Astori, anunciaron que están trabajando para reducir algunos costos del ente como los márgenes de ganancia que reciben las estaciones de servicio y los distribuidores.

El Ejecutivo entiende que los costos pueden recortarse hasta en US$ 50 millones anuales. Eso agudizaría el proceso de reducción de márgenes que ANCAP comenzó a aplicar a las estaciones de servicio en el año 2013 y que ha "deteriorado" la situación económico financiera del sector, según la gremial.

"No es admisible que se pretenda solucionar parte del problema económico financiero de ANCAP con el fruto del trabajo de las empresas que comercializan el combustible al público", sostuvo Unvenu en un comunicado.