Estaciones de servicio anuncian paro y amenazan con despidos

Hoy un primer grupo de 100 empresarios solicitará ante el MTSS el descuelgue del convenio

A la Unión de Vendedores de Naftas (Unvenu) se le agotó la paciencia con el Poder Ejecutivo por la congelación en la bonificación que reciben de ANCAP por la comercialización de combustibles desde julio de este año, por lo que resolvieron aplicar un paro de actividades para el lunes 21 y martes 22 de este mes, donde solo atenderán a servicios esenciales como a la salud y a la Policía.

Además, hoy está previsto que un primer grupo de 100 estaciones –de un total de 330– solicite ante el Ministerio de Trabajo el descuelgue del convenio salarial que está vigente desde fines del año pasado. La Unvenu alertó que están en riesgo parte de los 8.400 puestos de trabajo de las estaciones si no se atienden sus reivindicaciones.

El paro patronal que impulsará la gremial de los estacioneros ya recogió la adhesión de unas 330 estaciones en todo el país de un total de 477 bocas de venta, por lo que el porcentaje de acatamiento será elevado. El servicio comenzaría a normalizarse a partir del miércoles 23.

En conferencia de prensa –luego de una asamblea extraordinaria que dio luz verde a la medida extrema– el titular de la Unvenu, Daniel Añón, explicó que la decisión de no despachar combustibles se debe a los "incumplimientos" de ANCAP al no incorporar al margen que perciben las estaciones la suba de los costos en lo que han incurrido los empresarios desde julio hasta la fecha.

"La Unvenu toma esta medida extrema con el cuidado de no afectar al público en general y a quienes prestan servicios esenciales. Por eso se fija una fecha y se avisa con la suficientes antelación para que todos tomen las precauciones", explicó el presidente de la gremial.

De hecho, la Unvenu parará esa fecha para no perjudicar el movimiento del transporte carretero en el inicio de la cosecha de los cultivos de invierno (trigo, cebada y canola). La gremial que agrupa a los estacioneros considera que la pérdida de rentabilidad del sector se arrastra desde 2013, cuando ANCAP decidió instrumentar una nueva paramétrica de costos para definir la utilidad de esa cadena en forma "unilateral" y sin contemplar la nueva realidad del sector. "Eso se vio agravado cuando ANCAP decidió este año congelar nuestro margen bruto de bonificación y no reconocer el aumento salarial (de 3,75%) que se otorgó en julio", acotó Añón. En enero, la patronal deberá otorgar un nuevo ajuste salarial. "Lamentablemente quisiéramos seguir con eso (por el convenio) adelante, pero estamos en un mercado regulado donde nosotros no somos quienes manejamos los costos", precisó.

Para Añón, el gobierno "incumplió con el compromiso" que dio el Ministerio de Trabajo de oficiar como garante del acuerdo salarial firmado con el ente petrolero.

"Por mal camino"

Hoy una estación promedio vende unos 278 mil litros mensuales, por los cuales se reconocen costos para unos 10 empleados pero la plantilla actual ronda los 12 trabajadores en la media, comentó Añón. A eso se suma el incremento en los aranceles que las estaciones deben pagar a los emisores de tarjetas de débito y crédito por la extensión en el uso de esos medios de pago. "Esto sin pensar lo que pueda pasar cuando rija el sistema de 24 horas" con pagos electrónicos como única opción (previsto para mayo de 2017)", indicó.

Añón informó que hace cinco años el número de estaciones totales en el país rondaba las 520, mientras que hoy ese número cayó en unas 50. Además, hay distribuidoras –en total son tres– que ya informaron a algunas estaciones que no tiene previsto mantener su contrato de suministro a futuro. "Vamos por mal camino", resumió Añón.

"Si seguimos con la decadencia en estos márgenes, el estacionero va a buscar la manera de no llegar a una quiebra y lo que primero va a sacar será mano de obra, cosa que no queremos", alertó.

Los cambios que se prevén aplicar

El Poder Ejecutivo y ANCAP tienen avanzado el nuevo esquema de distribución y comercialización de combustibles que entrará en vigencia en todo el país el próximo año, según habían adelantado fuentes del gobierno a El Observador. Una de las innovaciones que tendrá el sistema será que el margen por cada litro de nafta o gasoil que percibirá cada estación estará atada a su rentabilidad, ya que muchas veces la ubicación geográfica de las bocas de expendio tiene un rol clave en los beneficios que puede percibir cada negocio. El secretario de Unvenu, Jorge Bonino, informó ayer que está previsto que ANCAP reciba esta semana a la gremial para informar sobre la nueva paramétrica.


Populares de la sección