Estaciones de servicio camino a iniciar paros zonales

El Ministerio de Industria considera "desproporcionada" la medida
La Unión de Vendedores de Naftas (Unveu) sigue adelante con su plan de movilizaciones que implicará el cierre por un día de estaciones de servicios por zonas a lo largo de todo el país. Si bien hoy se terminará de ajustar el cronograma, es probable que las primeras paralizaciones puedan quedar definidas para el correr de la semana próxima.

La gremial que agrupa a los empresarios de las bocas de venta de combustibles coordinaban ayer reuniones informativas con sus afiliados para despejar dudas respecto a la determinación que tomó la última asamblea de Unvenu. Según explicó a El Observador el secretario de la gremial, Jorge Bonino, el plan de paros que tiene previsto instrumenta la Unvenu prevé agrupar dos o tres departamentos a la vez para ir aplicando la medida.

Durante esta medida extrema, la Unvenu mantendrá su política de expender combustible para servicios esenciales como ambulancias, Policía y Bomberos.

En paralelo, los asesores laborales de la Unvenu están evaluando el proceso que debe transitarse para solicitar el descuelgue del convenio salarial que está vigente hasta mediados de 2018. En julio, la patronal otorgó un aumento de 3,75% para sus 7.500 trabajadores como estaba previsto en el acuerdo salarial que se firmó el año pasado siguiendo las pautas salariales del Poder Ejecutivo como un rama en situación intermedia. Esta clasificación fija subas anuales de 8,5% para el primer año, 7,5% para el segundo y 7% para el tercero, con ajustes semestrales.

Los empresarios del sector ya pagaron el ajuste de julio, pero pidieron el descuelgue porque consideran que no están en condiciones de hacer frente al ajuste de enero próximo. Eso porque ANCAP decidió suspender la actualización de la bonificación que otorga a las estaciones para los meses de agosto y setiembre, y es incierto el futuro sobre cómo será el sistema de ganancia que el ente definirá a futuro por la comercialización de combustibles.

Desproporcionada

La ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, dijo ayer que el conflicto que las estaciones de servicios es un "tema complejo", el cual abordará en breve públicamente "con mayor detalle".
"Lo que ANCAP está tratando de hacer es ser eficiente y respetar el manejo de los dineros públicos y dejar de tener un resultado negativo todos los años", explicó. En ese sentido, la funcionaria consideró como una "medida desproporcionada" la amenaza de paro que anunció la Unión de Vendedores de Nafta (Unvenu), porque en realidad ANCAP lo que hizo fue comunicar que por un mes más (por setiembre) no va a acompañar un ajuste de costos en la paramétrica "que es muy pequeño".

"Estamos viendo todo el esquema de distribución que es mucho más que las estaciones", explicó la jerarca. Cosse ratificó que la meta que sigue manejando el gobierno es la de mantener el nuevo sistema de comercialización de combustibles a partir del 1° de enero de 2017 como se planteó en la última Rendición de Cuentas. El abatimiento del 10% en los costos de distribución está algo por debajo de los US$ 50 millones. "Hay cosas que se deben cambiar como anunciamos en su momento y las comunicaremos en breve", insistió.

Por otro lado, la ministra de Industria dijo que no está previsto "realizar ningún cambio" en las tarifas de los combustibles. "Al mantenerse su precio nominal de hecho, han bajado en términos reales", señaló.


Populares de la sección