Estados Unidos sumido en tensión entre negros y agentes de Policía

Detuvieron a 200 personas que participaron en manifestaciones contra la actuación policial
La matanza del jueves en Dallas, donde un negro asesinó a disparos a cinco policías blancos, levantó otra vez la tensión en Estados Unidos entre las minorías raciales y las fuerzas de seguridad. Varias marchas recorrieron diversas ciudades la noche del sábado al domingo (ayer), que sus promotores convocaron bajo la consigna "el fin de semana de la rabia" y, aunque muchas fueron pacíficas, en otras se registraron arrestos o fueron dispersadas luego de que manifestantes lanzaran piedras.

Estados Unidos se mantiene estremecido por una serie de muertes de negros a manos de agentes de Policía blancos, muchas de las cuales fueron captadas en videos y difundidas por las redes sociales y los medios. La crisis se profundizó aún más el jueves pasado, cuando un joven veterano de guerra negro mató a cinco policías blancos en Dallas.

Mientras crece la tensión, las autoridades realizaron más de 200 arrestos en varias ciudades durante las manifestaciones en la noche del sábado pasado. Las detenciones se realizaron 48 horas después de la matanza.

El presidente estadounidense, Barack Obama, llamó ayer a la calma a los ciudadanos de su país y pidió respeto a la Policía, luego de nuevas protestas en varias ciudades, en medio de una escalada de la tensión entre afroestadounidenses y fuerzas del orden.

"Cuando los que estamos preocupados por la imparcialidad del sistema de justicia atacamos a oficiales de Policía, hacemos daño a la causa", dijo ayer Obama durante una visita a Madrid, la capital española. "Primero que nada, cualquier acto de violencia contra la Policía es un crimen y debe ser procesado", agregó.

Obama, quien acortó su visita en España, hablará mañana en Dallas durante una ceremonia ecuménica en honor a los policías muertos.

La creciente tensión en Estados Unidos llegó a tener repercusión internacional ayer cuando el gobierno de Bahamas, un país con una población mayoritariamente negra, instó a sus ciudadanos a tener cuidado al viajar a ese país por las recientes muertes de hombres negros a manos de policías.

Manifestaciones

En la noche del sábado manifestantes salieron a las calles en Nueva York, Los Angeles y San Francisco para reclamar por la muerte de negros en manos de policías ocurridas la semana pasada.

Alton Sterling y Philando Castile fueron asesinados por policías el martes 5 en Luisiana y el miércoles 6 en Minnesota, respectivamente, y sus muertes quedaron filmadas.

Las imágenes, que se difundieron ampliamente en las redes sociales, sacudieron a Estados Unidos. La noche del sábado en Houston, la principal ciudad de Texas, otro hombre negro murió al ser baleado por policías. Alva Braziel llevaba un arma de fuego corta que se negó a soltar, aseguró la Policía, citada por medios de prensa local.

La mayoría de las manifestaciones que se organizaron en homenaje a las personas negras muertas por violencia policial, y en particular a las dos víctimas más recientes, fueron pacíficas.

Pero las autoridades dijeron que se generaron disturbios en la ciudad de Saint Paul y que un total 21 agentes que mantenían el orden fueron heridos en la noche del sábado, cuando una manifestación se degeneró y algunos participantes tiraron piedras y se negaron a despejar una ruta. En total hubo 102 personas detenidas en ese lugar.

"Esto no tiene nada que ver con el luto, no tiene nada que ver con una manifestación, esto se llama un disturbio, se llama violencia", declaró el alcalde de Saint Paul, Chris Coleman. "No toleraremos este tipo de violencia incalificable", sostuvo.

Otra manifestación tensa se realizó en Baton Rouge, en Luisiana, la ciudad donde un vendedor de CD negro fue arrojado al suelo por dos policías y luego abatido a quemarropa. Más de 100 personas fueron detenidas en esta ciudad según la prensa local, que citó fuentes policiales.

Obama llegará mañana a Dallas

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, viajará mañana a Dallas (Texas) y pronunciará un discurso en un homenaje a los cinco policías asesinados el pasado jueves por un joven exsoldado de la guerra de Afganistán.

Obama acortó su visita a España, en principio de dos días, por la violencia racial registrada esta semana en Estados Unidos. El presidente estadounidense regresó anoche a Washington de su viaje europeo, que incluyó la cumbre de la OTAN en Varsovia (Polonia) y la visita de ayer a España. La matanza de Dallas y la tensión racial en Estados Unidos han centrado gran parte de las intervenciones públicas de Obama durante su viaje, que ha coincidido con una semana de violencia que ha dejado un pesado ratro de dolor.

Avanzan en investigación del asesino

El tirador que mató a los cinco policías en Dallas, identificado como Micah Johnson, dijo antes de ser ultimado que quería matar a policías blancos para vengar la muerte de negros por disparos de uniformados. Las autoridades de Dallas están convencidas que Johnson actuó solo, pero el jefe de Policía de la ciudad, David Brown, dijo el ayer que planeaba un ataque mayor, por lo encontrado en su casa.

El sábado Dallas había vuelto a ser presa del miedo. Equipos tácticos SWAT fueron desplegados en el cuartel general de la Policía tras una amenaza anónima y oficiales buscaron con "suma cautela" un sospechoso en el estacionamiento del lugar. Agentes revisaron el área, no encontraron nada y un par de horas más tarde se levantó el alerta.

El jefe de la Policía de Dallas aseguró ayer que los investigadores están "convencidos" de que el atacante, Micah Xavier Johnson, "tenía otros planes" y "pensaba que estaba haciendo lo correcto al hacer pagar a los policías por lo que veía como esfuerzos de los agentes por castigar a la gente de color".

"Nuestro registro de la casa del sospechoso nos lleva a creer, basado en los materiales para la fabricación de bombas y el diario que encontramos, que había estado practicando detonaciones y que tenía material suficiente para haber provocado efectos devastadores en nuestra ciudad y nuestra área del norte de Texas", afirmó Brown.

La Policía trabaja sobre la teoría de que el agresor había planeado atacar a las fuerzas de seguridad antes de las muertes de dos hombres negros a manos de agentes blancos en Luisiana y Minesota a principios de la semana, que desataron la trágica protesta del jueves en Dallas y otras en varias ciudades del país.

"Creemos que esas muertes solo desataron su delirio para acelerar sus planes", señaló Brown.Tras revisar el diario con tácticas de combate que encontraron el domicilio del agresor, los agentes han concluido que "obviamente tenía algún tipo de delirio".


Fuente: Agencias

Populares de la sección