Estalla la confusión en Argentina: faltan dos de los tres prófugos atrapados

La Policía de Santa Fe afirma que solo tiene en su poder a uno de los tres acusados de un triple crimen

La Policía de Santa Fe informó hoy que en la comisaría de la localidad de Cayastá sólo hay un detenido, Martín Lanatta, de los tres acusados por un triple crimen cuya fuga provocó un escándalo político en Argentina.

Ayer se había informado que junto a Lanatta habían caído su hermano Cristian y Víctor Schillaci, pero "en las últimas horas creció la confusión sobre dónde están detenidos", dijo La Nación. Oficialmente se afirma que "Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci fueron hallados por efectivos de la Policía santafesina luego del vuelco de la camioneta en la que se trasladaban".

"Aquí detuvimos sólo a Martín Lanatta", declaró el jefe de la fuerza de seguridad provincial, Rafael Grau, en una rueda de prensa que brindó en la puerta de la comisaría de Cayastá, departamento Garay, 89 kilómetros al nordeste de Santa Fe.

Martín Lanatta fue hallado caminando cerca de la ruta provincial 1 y no ofreció resistencia. Estaba golpeado supuestamente por un choque que sufrió en una camioneta robada.

"Continuando con tareas, a solicitud y requerimiento de Gendarmería, hicimos distintos operativos en toda la provincia. Alrededor de las 10, en un operativo de efectivos de la comisaría 5ta, de Cayastá, realizando tareas inherentes a prevención, logran detectar a una persona por un camino rural. Tres efectivos logran reducir al sujeto y lo trasladan a la comisaría", dijo el jefe policial.

Nadie sabe aún dónde están los otros prófugos.

"Me querían matar y Martín Lanatta me salvó"

Triple Fuga

Héctor Ferreyra, un hombre que vive en Santa Fe, se vio sorprendido este sábado por los prófugos que llegaron hasta su casa para robarle su camioneta, ropa, comida y el celular.

El hombre contó a los medios argentinos los delincuentes lo amenazaron con tomarlo de rehén o matarlo, pero fue Martín Lanatta el que dio la orden de que lo dejaran con vida.

"Me querían llevar de rehén porque no conocían el camino, no sabían cómo salir. Le dije «No, llevá a la camioneta, no me lleves a mí»", según publica el diario argentino La Nación.

"Gracias a Martín Lanatta estoy vivo. Los otros decían «Matalo para que no hable». Lanatta pidió que no me maten. Estaban desesperados", agregó.


Populares de la sección