Este hombre cambió el cine de acción

Se estrena Dos tipos peligrosos, nueva película del escritor Shane Black, pionero en clásicos como Arma mortal y director de la entrega más exitosa de Iron Man

Si hay alguien a quien Robert Downey Jr tiene que agradecer por haberse convertido en una de las estrellas de cine más rentables de la última década, es a Shane Black. La recaída y ascenso del protagonista de Iron Man se ha convertido en un cuento popular del lado más fantástico de Hollywood y Black, cuya nueva película Dos tipos peligrosos se estrena hoy, es uno de los fieles escuderos que merece más créditos del que tiene.

Escritor, productor y director, Black es una figura atípica dentro de la industria del cine estadounidense.

Con una carrera que comenzó a mediados de la década de 1980, es responsable en parte de haber renovado y consolidado el género de la buddy movie (película de amigos) inyectándolo de acción, humor y de una pareja interracial de policías o detectives como protagonista. El ejemplo más claro es Arma mortal (1987), con Mel Gibson y Danny Glover. Black escribió el guión.

Más allá de su éxito comercial –reflejado en la conversión de Arma mortal en una franquicia de cuatro películas y en la popularidad de sus otros guiones, El último boy scout (1991) y El útimo héroe en acción (1993) – Black se ha mantenido como un cineasta cuya voz y estilo no ha sido perdido en el lado más codicioso de Hollywood.

En 2005 se probó con primera vez como director con Entre besos y tiros. Protagonizada por Robert Downey Jr. como un ladrón de poca monta y Val Kilmer como un detective privado abiertamente homosexual. Diez años atrás el guión de Black presentaba una película osada en sus bromas, al mismo tiempo que rendía un tributo al cine criminal de Hollywood y las novelas pulp de misterio.

Además de demostrar que Downey Jr. podía cargar nuevamente una película –pese a sus problemas legales y de adicción– también demostró que Black contaba con el talento suficiente para hacer funcionar el combo doble de director y escritor de forma fluida. De hecho, el gesto fue devuelto por Downey Jr. años después cuando propuso a Black como director de Iron Man 3 (2013) y los estudios Marvel accedieron.

El resultado no solo fue una de las diez películas más taquilleras de la historia del cine, sino en una de las películas más personales dentro de la maquinaria Marvel. Black propuso una historia de superhéroes en la que Tony Stark (Downey Jr.) casi no portaba la armadura de Iron Man en todo el filme. Además, incluyó otros de los toques típicos en sus películas además de un humor ácido: testosterona, el secuestro de personas como propulsor de la acción, escenas Navideñas y una edición clara y concisa en las escenas de acción.

En su nuevo filme, Dos tipos peligrosos, Black vuelve a emparejar a dos hombres, Russel Crowe y Ryan Gosling, solo que varias décadas atrás. El filme se lleva a cabo en la década de 1970, Los Ángeles, cuando el detective privado Holland Marche (Gosling) y el matón contratado Jackson Healy (Crowe ) tienen que trabajar juntos para resolver el caso de una niña desaparecida y la (aparentemente no relacionada) muerte de una estrella porno.

Con los ingredientes presentes de una fórmula que le ha funcionado, Dos tipos peligrosos es una oportunidad para apreciar la genialidad original de Black, uno los pocos autores que quedan en la era de la franquicias.

Populares de la sección

Acerca del autor