Estratégica colocación de arroz en el mercado colombiano

Resta vender arroz de la zafra pasada en un mercado con pocos negocios
La reciente autorización de Colombia para el ingreso de 60.000 toneladas de arroz de Uruguay a ese país deja muy bien posicionado a este sector local de la producción en ese mercado. Especialmente le abre la posibilidad de crecer su participación dentro del régimen de importación dispuesto por el gobierno colombiano, destacó una fuente industrial a El Observador.

La mencionada habilitación de Colombia demuestra, en primer lugar, las necesidades que tiene ese país de este producto, lo que determinó la adopción de una medida que fue internamente muy resistida: disponer la creación de un contingente de 200.000 toneladas para importar dentro de lo que son sus regímenes normales de importación.

Dentro de ese régimen Uruguay quedó en condiciones de ingresar con 60.000 toneladas –cuyo primer embarque se encuentra en camino– y Paraguay ingresará unas 10.000 toneladas, mientras que Estados Unidos –tiene un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia– ha tenido dificultades internas y no ha podido concretar negocios por el momento, se indicó.

Esto quiere decir que la situación de Colombia habilita a que Uruguay pueda colocar alguna otra partida de arroz en ese mercado dentro del régimen mencionado.
También se manifiesta una posibilidad de futuro que puede ser muy interesante, quebrándose de alguna manera la protección que desarrollaba el gobierno colombiano en el sentido de restringir las importaciones para fomentar su producción local.

Se entiende que esa política ha fracasado, como también debe estar fracasando el ingreso de arroz de contrabando desde Venezuela, puesto que ese país no tiene ahora prácticamente esa producción.
Mercado más estable
En concreto, Uruguay puede acceder a un mercado más estable, especialmente si se tiene en cuenta que gracias a los esfuerzos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) se ha logrado regularizar el protocolo fitosanitario, mediante un acuerdo alcanzado con el ICA (Instituto Colombiano Agropecuario), órgano sanitario dependiente del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de ese país.

Con esta gestión se hace posible que los consumidores de ese país puedan valorar la calidad del arroz uruguayo, demuestra un cambio de política del gobierno colombiano y puede ser un mercado muy atractivo para los exportadores uruguayos, si se tiene en cuenta que ya fue posible negociar un volumen de 60.000 toneladas.

En materia de precios se trata de un mercado de competencia, lo que en principio y hasta tanto los consumidores conozcan las cualidades del arroz uruguayo, no hace prever los mayores valores que se alcanzan por los arroces Premium, indicó el vocero.
Estos negocios a Colombia ayudan a descomprimir los volúmenes de arroz que aún Uruguay tiene sin colocar en los mercados de exportación, caracterizados desde hace varios meses por la baja demanda y descenso en los precios. Previo a este negocio restaba vender un 10% del arroz de la zafra 2014/15, alrededor de 200.000 toneladas, dijo el representante industrial. l

Acerca del autor