Estreno de Game of Thrones: más preguntas que respuestas

La serie inicia su sexta temporada con tramas en alto y una inesperada revelación

De todas las incógnitas que había, creciendo con cada segundo de reflexión, una en particular se imponía sobre las demás, rogando una respuesta. Jon Snow: ¿vivo o muerto? Tras alcanzar la heroica comprensión de que la unión entre los hombres era menester para derrotar a un mal mayor, más poderoso, Snow fue traicionado por algunos de los suyos, la Guardia de la Noche, liderados por Alliser Thorne.

Sin embargo, lo que fue uno de los asesinatos más impactantes de la serie también fue uno de los más inciertos. Con su cuerpo desangrándose sobre la nieve, los fanáticos esperaban la intervención de Melisandre, la Mujer Roja, para que resucitara a Snow y que la fatalidad, entonces, no fuese completa.

El inicio de la sexta temporada, empero, no logró esclarecer del todo esa interrogante, y decidió concentrarse, en cambio, en poner en movimiento otros puntos de la trama, a los que se sumó una gran revelación. Ahora trascendiendo un punto en el que no hay correlato literario, la serie televisiva se apodera del universo de Game of Thrones, y traza en ello su propio mapa de ruta.

Usualmente con un ritmo propio, de recapitulación, los principios de temporada de Game of Thrones funcionan más como preámbulo que como arranque. No obstante, en esta oportunidad, la velocidad fue distinta, quizá con la certeza de que quedarán solo 13 episodios más tras finalizar este sexto año.

En el caso de Snow, la trama continúa en alto con algunos compañeros de la Guardia de la Noche y Ser Davos trasladando su cuerpo de la nieve al resguardo de una habitación. En ese escenario, la herida finalmente demostró ser mortal y quedó descartada una resurrección inmediata, cualquiera fuesen sus medios, lo que estira aún más el arco del personaje.

Melisandre, en tanto, quien sería responsable de revivirlo, no hizo sino aumentar la incertidumbre de los espectadores, afirmando, estupefacta, que lo vio entre sus proféticas llamas, luchando en Winterfell. Aunque sus visiones no siempre se cumplieron, el cierre del capítulo logró generar nuevas preguntas, al tiempo que dio un paso importante en la construcción de un personaje ingentemente misterioso. Parada frente a su espejo, Melisandre se sacó una gargantilla que siempre la acompaña, quedando frente al reflejo como una anciana de largos cabellos blancos.

En entrevistas previas, la actriz Carice Van Houten había afirmado que Melisandre tenía entre 100 y 400 años, y la revelación efectivamente confirma el alcance de la magia. "Ella se cuestiona su poder y su habilidad proselitista", comentó el director Jeremy Podeswa. "Está en su punto más bajo, mirando al espejo y viendo a su verdadero yo. Es una señal de su fragilidad. La estás viendo en su momento más vulnerable".

Hacia el final del episodio, aunque la pregunta de Snow seguía ardiendo, la atención estaba fijada en el talismán y en Melisandre, que parece haberse rendido, aunque Davos intente usar sus poderes para vengarse de quienes asesinaron a Jon.

Sin importar su pasividad, el descubrimiento hará que su presencia sea más determinante que hasta ahora.

Las otras interrogantes

La venganza también podría ser la clave para el accionar de Cersei Lannister, tras conocer sobre la muerte de su hija Myrcella. Aunque una declaración de guerra a sus responsables en Dorne sería el paso más previsible de la antes reina, su reacción en este episodio probó ser desconcertante. En vez de la cólera y la fogosidad a la que el personaje ha acostumbrado a sus fanáticos, su actitud se ve dominada por la parsimonia, por la reflexión, una postura que puede abrirle nuevos caminos e incluso perfilar conflictos diferentes.

Aunque la casa Martell, de Dorne, se ha mantenido alejada de los enfrentamientos, las decisiones de la amante del fallecido Oberyn, Ellaria Sand, hacen más que solo amenazar la estabilidad de la península. Al asesinar al príncipe Doran y a su hijo Trystane, Sand y sus hijas pueden facilitar una revolución reaccionaria, que devuelva a Dorne a su estado anterior: "Tu hijo es débil, como tú. Y los hombres débiles nunca volverán a dominar Dorne", clama Ellaria al asesinar a Doran.

Qué alcance tendrá esa revolución y quiénes serán sus principales víctimas es aún un misterio.

Lo que es ostensible, en cambio, es que la lucha de la innovación contra la tradición volverá a ser uno de los grandes temas de la temporada, con Daenerys Targaryen enfrentada a las tradiciones sexistas de los Dothraki, tras escapar de la catástrofe de Meereeen.

En esa línea, con una nueva oportunidad en sus manos, Theon Greyjoy vuelve finalmente a su viejo ser, a una lealtad que había abandonado hace ya tantas temporadas, mostrándose al servicio de Sansa Stark, más protegida que nunca.

El capítulo, empero, no dio nuevas pistas sobre el destino de Bran Stark, uno de los personajes enfrentados a la mayor elipsis de la trama.

Con la conciencia de que su ausencia en la quinta temporada será compensada desde ahora, la serie se abre a nuevas posibilidades místicas.

Populares de la sección

Acerca del autor