Estudiantes chilenos marchan contra reforma educativa

La presidenta Michelle Bachelet envió el lunes el proyecto a Diputados
Los estudiantes chilenos salieron ayer a las calles, pese a no estar autorizados, en una marcha en rechazo a la reforma del sistema educativo que impulsa el gobierno y para exigir la renuncia de la ministra de Educación, que derivó en una serie de choques con la Policía.

"No puede ser que la ministra no tenga claridad en cómo se va a financiar esta reforma. Ella no entendió las demandas del movimiento estudiantil, lo único que ha hecho ha sido consensuar con los empresarios", señaló a los periodistas el dirigente de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), Diego Arraño.

La protesta convocada por la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) tuvo lugar en distintos puntos de la capital chilena, y se replicó además en otras ciudades como Valparaíso, Temuco, Valdivia y Concepción.

En los enfrentamientos entre estudiantes y las Fuerzas Especiales de Carabineros fue incluso detenido de manera violenta un camarógrafo del canal público TVN y de un número aún no determinado de alumnos secundarios y universitarios.

La manifestación se enmarcó en el ingreso al Parlamento del proyecto de reforma a la educación superior, cuyo trámite legislativo comenzó ayer en la Cámara de Diputados, en medio de una lluvia de comentarios críticos de los propios estudiantes, rectores universitarios y sectores políticos.

Los estudiantes acusaron represión por parte de la Policía y aseguraron que las provocaciones y ataques comenzaron incluso antes de que se iniciara la movilización.

La Confech dijo que en Chile "una carrera universitaria puede costar hasta US$ 7.500 anuales".

El proyecto, según los estudiantes, mantiene una lógica de mercado y deja la puerta entreabierta al lucro en la educación universitaria, además de incumplir la promesa de gratuidad universal comprometida por el gobierno.

"La presidenta (Michelle Bachelet) dice que se va a demorar 23 años en financiar la gratuidad de la educación, eso no es aceptable", sentenció el vocero de la Confech, Gabriel Iturra, a los periodistas.

La gratuidad en la educación superior universitaria es una de las principales demandas de los estudiantes desde 2011.

La iniciativa fue incluida en el programa electoral del segundo mandato de Bachelet y se estableció que el 70% de los estudiantes más pobres podrían acceder de forma gratuita a la universidad, sin embargo, tras la brusca desaceleración económica que golpeó al país austral este año, el gobierno recortó la cuota de forma considerable.

Fuente: EFE

Populares de la sección