Estudiantes chilenos protestan en la calle ante un gobierno debilitado

La aprobación a la presidenta Bachelet lleva un año debajo del 30%
Mientras la aprobación de la gestión de la presidenta chilena, Michelle Bachelet, acumula un año por debajo del 30%, la mandataria enfrentó ayer una marcha de estudiantes que consideran "insuficiente" la reforma educativa impulsada por su administración. El movimiento estudiantil es una organización de peso en la sociedad chilena al punto de que sus protestas de hasta 100 mil personas fueron claves para hacer caer la popularidad del antecesor de Bachelet, Sebastián Piñera, que abandonó su gestión en medio de críticas por sus políticas educativas.

Los reclamos convocados por la Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Cones) terminaron ayer con enfrentamientos entre jóvenes y la policía militarizada chilena, los Carabineros, en el centro de Santiago, la capital trasandina.

Los incidentes incluyeron represión policial con gases lacrimógenos, carros lanza agua contra estudiantes, y detenciones. El enfrentamiento ocurrió cuando los manifestantes buscaron acercarse al Ministerio de Educación, ubicado en una zona de la ciudad en la que no se les había permitido protestar.

La aprobación a la gestión de Bachelet se situó en abril en 29%, tres puntos más que en marzo, y acumuló doce meses por debajo del 30%, según una encuesta publicada por la consultora Adimark.
Este nivel bajo de aprobación tan prolongado en el tiempo es un hecho inédito desde 2006, cuando la consultora inició las mediciones. El rechazo a la gestión de la presidenta, en tanto, bajó en abril dos puntos, hasta el 65%.

Reclamos

La movilización pretendía pedir al gobierno cambios de fondo en la educación básica, como el traspaso efectivo de la administración de los colegios desde los municipios al Estado, mayor financiamiento, mejoras en infraestructura y gratuidad universal en la educación superior.

"Estamos saliendo a la calle porque luego de 10 años de lucha vemos que la educación en general, sobre todo la municipal, sigue completamente precarizada. Vemos colegios que con suerte tienen puertas", dijo a la AFP Marlen Farías, una de las estudiantes que acudió a la convocatoria.
Los convocantes afirmaron que en la marcha hubo 10 mil participantes, al tiempo que las agencias internacionales reportaron "varios miles" de jóvenes.

Las autoridades habían autorizado un recorrido por la Alameda, la principal avenida de la capital chilena, pero los manifestantes trataron de modificar el itinerario para acercarse al Ministerio de Educación.

Cuando las unidades antidisturbios de Carabineros utilizaron gases lacrimógenos y carros lanzaaguas para dispersar a los jóvenes, los estudiantes retrocedieron y se concentraron frente a la Universidad de Santiago, según consignó la agencia EFE.

El dirigente estudiantil, José Corona, dijo al diario chileno La Tercera que la intención era entregarle una carta a la ministra de Educación, Adriana Delpiano, para pedirle un "trato preferente" a la educación pública. "Queremos dejar en claro que esta marcha no es en contra de la reforma, esta marcha es para poder profundizar los cambios que propone y que las patas cojas puedan ser equilibradas con cambios más estructurales", dijo.

La reforma

La socialista Bachelet planteó una profunda reforma al sistema educativo heredado de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), considerado uno de los más desiguales del planeta.
Aunque la aprobación de su gestión no repunta, la mandataria logró la aprobación de una ley que impide la selección de estudiantes e introduce paulatinamente la gratuidad en los colegios que reciben aportes del Estado.

En la actualidad el Congreso chileno discute una normativa para retirar de los municipios la administración de los colegios públicos, lo que los estudiantes consideran el principal factor de precarización de la educación pública. A nivel universitario, en tanto, cerca de 145 mil estudiantes comenzaron a estudiar gratis este año en Chile por primera vez en 35 años, pero con un universo de casi un millón de estudiantes la cifra es considerada "insuficiente" por los dirigentes.

En el marco de la reforma educativa resta aún el envío al Congreso de una ley que asegure de forma permanente la gratuidad universitaria.

Fuente: Agencias

Populares de la sección