Estudiantes y jerarcas advierten sobre "hacinamiento" en varias facultades

La masividad en algunas facultades está afectando la calidad de la enseñanza. El foco está puesto en la falta de presupuesto universitario
"Hacinamiento", "seguridad" y "adecuado funcionamiento del dictado de clases" fueron los argumentos que utilizó la Facultad de Medicina en un mensaje que envió la semana pasada, al inicio de los cursos, a los estudiantes de tercer año de Medicina, exhortándolos a no concurrir al teórico de Fisiología, dado que solo se admitiría a aquellos que entraran "sentados en los bancos y sillas previstos, debiendo quedar libres todos los corredores y pisos". El comunicado también pedía a los estudiantes "colaboración para cumplir con la resolución", ya que "la concurrencia a los teóricos no es obligatoria" y el contenido fundamental sería subido a la plataforma EVA (Espacio Virtual de Aprendizaje)".

El comunicado encendió la luz de la Asociación de Estudiantes de Medicina (AEM), que intervino para buscar una solución y permitir que todos aquellos estudiantes que quisieran asistir al teórico lo pudieran hacer, aunque fuera parados o sentados en el piso.

Según supo El Observador, el teórico de Fisiología tiene 1.495 estudiantes,divididos en tres grupos de casi 500 alumnos cada uno.

"Logramos que el teórico se dictara en otro salón más grande. Sabemos que fue una solución parcial porque en realidad el tema de fondo, que es la falta de presupuesto, sigue estando", dijo a El Observador, Cecilia Ríos, consejera de la facultad por la AEM.
Por su parte, el decano Fernando Tomasina señaló a El Observador que la facultad está adquiriendo equipos para comenzar a dar clases por videoconferencias, de manera que los estudiantes puedan seguir la clase desde diversos salones. Explicó que esta es la solución que se tiene pensada para esta asignatura.

En este sentido, coincidió con los estudiantes en que la falta de presupuesto es un factor importante que condiciona la calidad de la enseñanza. Señaló que en los últimos diez años la matrícula de la facultad se duplicó, pero el presupuesto no se ajustó a ese crecimiento. A modo de ejemplo, expresó que en 2009 ingresaron a la facultad 1.000 estudiantes y este año lo hicieron 2.500.

El crecimiento de la matrícula que está teniendo la Universidad de la República (Udelar) en todos sus servicios es algo que entusiasma a su Consejo Directivo Central (CDC). Sin embargo, la masividad, la superpoblación y los cupos en las distintas facultades también generan preocupación. Valeria Sánchez, delegada de la Federación Uruguaya de Estudiantes Universitarios (FEUU) en CDC de la Udelar, dijo a El Observador que desde ese órgano se observa que estas realidades van "contra lo que pregona la Udelar y el gobierno de que todos los jóvenes deben tener acceso a la educación". En definitiva, "estamos siendo contradictorios porque decimos que la Udelar es pública y gratuita, pero en la vía de los hechos terminamos echando a la gente por temas presupuestales", afirmó.

La Udelar recibe actualmente US$ 450 millones de Presupuesto, que distribuye entre sus diferentes servicios y facultades. Para el 2018 prevé un 30% de incremento. El gobierno se comprometió a terminar el quinquenio con un 6% del Producto Bruto Interno (PIB) destinado a la educación y un 1% a la investigación. Sin embargo, en 2015 los docentes universitarios estuvieron al borde del conflicto debido a la voluntad del gobierno de recortarle $ 649 millones. Finalmente, el Poder Ejecutivo encontró la forma de asignarle ese dinero y el presupuesto universitario no se vio afectado durante 2016 y 2017.

Recorte de prácticas

Ríos comentó que la masividad conjugada con la falta de presupuesto ha ocasionado en la facultad de Medicina dificultades para dictar algunos cursos. Puso como ejemplo el caso de segundo y tercer año que dejaron de tener asignaturas como Medicina familiar y comunitaria. Explicó que esto se debió a que sus prácticas se realizaban en policlínicas periféricas de ASSE, pero debido al número creciente de alumnos se debió suspender. Agregó que de esta manera el contacto con la comunidad, núcleo fundamental del nuevo plan de estudios, quedó reducido a primer y cuarto año.

Algo similar ocurre en cuarto año, donde los profesores grado 5 definieron no aceptar a más de 500 estudiantes en las prácticas del Pereira Rossell, cuando hoy la cantidad de alumnos supera los 800. Por esta razón, expresó, se atrasó el inicio de la asignatura. "Ellos lo plantean desde la perspectiva de las condiciones de internación de los pacientes – que nosotros compartimos – pero es muy complejo", agregó.
Por esta razón, Ríos señaló que los estudiantes se preparan para exigir más presupuesto de cara a la nueva Rendición de Cuentas. "No vamos a permitir que los problemas presupuestales terminen redundando en un recorte de derechos estudiantiles", remató.

En tanto, Tomasina aclaró que en la medida de la posible la facultad fue tomando medidas para adaptarse al crecimiento de la matrícula, pero estas aún no son suficientes. En este sentido, mencionó los tres pisos que obtuvo en el nuevo aulario que comparte con la Facultad de Química, donde antes era el edificio de Alpargatas.

Pero añadió que allí falta aún personal de apoyo, como funcionarios de limpieza, de bedelía y seguridad. Además, destinaron docentes a realizar tutorías y crearon un programa de acompañamiento a los estudiantes nuevos. Además, se están buscado nuevos espacios para realizar las prácticas comunitarias. En este sentido, manifestó que ya están trabajando en el hospital de Las Piedras, Pando y Saint Bois.

El decano señaló que le preocupa también cuidar la calidad de la enseñanza para no perder la acreditación regional del Mercosur, que se obtuvo por seis años y caduca en 2019.

Cupos o no

La Facultad de Psicología es para la FEUU el caso emblemático. Aunque los estudiantes hablan de "cupos" en ciertas materias, la directora de la licenciatura, Ana Laura Russo, dijo a El Observador que eso "no es real". "En Psicología nunca se dejó de inscribir a nadie. Las inscripciones se levantan (se abren) siempre dos veces", afirmó.

Señaló que la semana que viene se abrirán nuevamente para las materias de primer semestre. La facultad ya cuenta con 2.185 inscriptos para primer año. La directora manifestó que este número de ingresos lleva a que se armen hasta seis grupos de hasta 350 estudiantes. A los que hay que sumar a los reinscriptos y a los que darán el examen libre, pero igual concurren a clase. "En total puedo llegar a tener 2.900 estudiantes interesados en dar una asignatura. ¿Dónde los meto?", se preguntó.
Reconoció que la masividad y la falta de mejores condiciones, lleva a que se "juegue con una triste realidad". En el primer semestre los grupos rozan los 400 alumnos y muchos de ellos toman las clases parados. "Pero si venís en mayo, ya sobran sillas porque muchos dejaron". indicó. Apuntó que entre el primer año y el segundo se pierden 600 estudiantes.

En tanto, desde el Centro de Estudiantes de Psicología (Ceup) se señaló que llegar a tantos estudiantes por grupo "no es conveniente pedagógicamente, ni en materia de seguridad porque a estos salones se accede por escalera". En tanto, se reconoció que este año "los cupos están dando bastante bien", pero todavía los números no están cerrados.

Desde el Ceup se señala que el tema de fondo es la falta de presupuesto. "Psicología tuvo un crecimiento de matrícula repentino y no tuvo acompasamiento en los recursos", dijo la fuente consultada. Russo estuvo de acuerdo, pero manifestó que muchas veces la distribución presupuestal no se hace por cantidad de alumnos, sino por decisiones políticas y estratégicas. "¿Dónde quiere poner la plata la Udelar? ¿Queremos tener más psicólogos o no?", preguntó. Cada año egresan de la facultad 500 psicólogos aproximadamente.


Populares de la sección

Acerca del autor