Exdirector del FBI ante el Senado: "Trump simple y llanamente mintió"

James Comey declaró ante el Comité de Inteligencia del Congreso sobre su despido y su gestión

El exdirector del FBI James Comey relató este jueves ante el Congreso los detalles de su despido por Donald Trump, en particular cómo resistió a las presiones del presidente para que no investigara a uno de sus más cercanos asesores.

La audiencia ante el comité de Inteligencia del Senado comenzó esta mañana y fue retransmitida por las grandes cadenas de televisión estadounidenses.

El contenido de la declaración de Comey había circulado parcialmente el miércoles, con el efecto de una bomba política. Sin embargo Comey prefirió no repetir el testimonio por escrito que divulgó el miércoles.

En su lugar el exdirector del FBI aseguró que la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, dijo "simple y llanamente mentiras" en relación con su despido y señaló su "preocupación" porque la administración lo "difamó", a él y al FBI sobre los motivos de su despido.

Comey definió como "muy perturbadores" los pedidos de Trump a raíz de la investigación sobre el papel de Rusia en las elecciones del año pasado, pero admitió que el mandatario nunca pidió que se detuviera ese proceso.

Comey además apuntó que no es su papel indicar si Trump incurrió en el delito de obstrucción de justicia. "No pienso que deba decir si las conversaciones que tuve con el presidente fueron obstrucción de justicia. Fue una cosa muy perturbadora, desconcertante", dijo.

También repitió su afirmación de que "sin dudas" Rusia intentó influir en la elección y contó que escribió notas de sus reuniones con Trump porque temia que Trump mintiera.

El polémico exdirector del FBI hizo referencia a un episodio ocurrido en la anterior administración, en donde la fiscal general Loretta Lynch pidió que tratara el tema Hillary Clinton como un "tema", no "investigación" y catalogó esa conducta de "confusa".

En el testimonio filtrado en la previa de la comparecencia, Comey había confirmado lo que ya había filtrado la prensa: que Donald Trump le pidió que abandonara toda investigación sobre Michael Flynn, su asesor en seguridad nacional desplazado en febrero por no haber revelado el tenor de sus conversaciones con el embajador ruso en Estados Unidos.

"Él me dijo: 'Espero que usted pueda ver un camino para dejar esto, dejar tranquilo a Flynn. Es un buen tipo. Tengo la esperanza que pueda olvidarse de esto'", habría dicho el presidente a Comey en un encuentro que mantuvieron el 14 de febrero en el Salón Oval.

Trump negó haber formulado esa demanda.

El exjefe del FBI relata también en detalle una cena en la Casa Blanca, el 27 de enero, durante la cual el presidente le habría dicho: "Necesito lealtad, espero lealtad".

Un pedido ambiguo dirigido al hombre que supervisaba en en ese momento la investigación del FBI sobre una presunta colusión entre integrantes del equipo de campaña de Trump y Rusia.

Los partidarios republicanos del jefe de Estado diferenciaron entre pedidos inhabituales o "inapropiados" y pedidos ilegales, que según ellos no han sido probados. El propio Comey se ha negado a calificar jurídicamente las demandas presidenciales.

En un comunicado, el abogado personal de Donald Trump, Marc Kasowitz, afirmó que el mandatario se sentía "totalmente reivindicado" por el testimonio del exjefe de la policía federal.

Trump está "complacido" de que Comey "haya finalmente confirmado públicamente sus informes privados de que el presidente no era investigado en ninguna pesquisa relacionada con Rusia", señaló.

"El presidente se siente completa y totalmente reivindicado. Está ansioso por continuar avanzando en su agenda", agregó.


Fuente: El Observador y Agencias

Populares de la sección