Exdirector de Inteligencia dice que denuncia de complot es "delirante"

Un exoficial denunció que jerarcas le ordenaron detener a Pablo Ferreri
Un exoficial de la Dirección General de Información e Inteligencia presentó una serie de denuncias ante la Justicia en las que asegura que en 2014 recibió la orden de "jerarcas" de "detener" y "vincular" a un caso de lavado de dinero al contador Pablo Ferreri, entonces director de la Dirección General Impositiva (DGI) y actual subsecretario del Ministerio de Economía. José Colman, que era el director de Inteligencia, asegura que la denuncia es "delirante".

"Es algo insólito decir que existe un complot contra el entonces director de la DGI. ¿El complot de quién sería? ¿Del gobierno contra su propio director? ¿Con qué finalidad el gobierno acusa a un funcionario de altísima categoría? ¿Qué ganaría yo con eso? Enemistarme con el propio gobierno", se preguntó y respondió Colman en diálogo con El Observador.

"Yo soy apolítico; absolutamente profesional. Para esos juegos políticos nunca me presté ni me presto", agregó Colman, que fue relevado del cargo en enero de 2015 y desde entonces se dedicó a emprendimientos privados. "Jamás tuve conexión con políticos. Cuando me fui, vinieron montañas de políticos para hacer leña del árbol caído, para que hablara todo lo que sé y me negué. Involucrar a Inteligencia con política es muy feo. Inteligencia no se metió en política. Si alguien tiene una foto mía en un comité o hablando con un político, que la saque", desafió Colman.

El exdirector de Inteligencia considera que el denunciante, Leonardo González, "está enojado porque lo dieron de baja".

Un rumor que alertó al gobierno

Colman sostiene que no dio la orden de detener ni de involucrar a Ferreri. El exjerarca explica que en Inteligencia trabajaban 200 personas que investigaban unos 30 casos simultáneamente, por lo que él no conocía en detalle todas las investigaciones. De hecho, explica que González debía rendirle cuentas al coordinador de Inteligencia. "En determinado momento, González escuchó un rumor en el juzgado de que iban a procesar a Ferreri y luego intentó inducir un error", planteó Colman, quien, en un informe elevado al Ministerio del Interior, relató que González le comentó "el inminente procesamiento de Ferreri". Ante esa situación, Colman informó al Ministerio del Interior. "Cuando aviso al ministerio que el oficial del caso me informó que podían procesar a Ferreri, obviamente causó preocupación por el escándalo político que hubiera significado. Pero cuando eso no se produce y el juez me dice '¿de dónde sacó eso?', le aviso al ministro que lo de Ferreri era un bolazo que andaba en la calle", asegura Colman.

Luego de recibir el comentario de González, Colman se encontró en el juzgado con el juez Néstor Valetti y el fiscal Juan Gómez, quienes le explicaron que el entonces director de DGI no tenía absolutamente nada que ver con los delitos investigados. Ferreri había declarado unos días antes, en junio de 2014, en la sede de Inteligencia, donde informó que había trabajado para uno de los involucrados en la trama de lavado de dinero muchos años atrás.

"Si hubiera habido responsabilidad, a Ferreri lo iban a relevar 10 días antes de que lo procesaran. No iban a dejar que el director de DGI terminara en la cárcel por lavado de activo", dice Colman. "Y si yo hubiera tenido pruebas, no me para nadie. Si Ferreri hubiera tenido vínculo con la organización internacional, podía arrancarle la cabeza a cualquiera porque no tengo compromiso con nadie ni soy corrupto", expresó.

"Es importante destacar que yo no puedo detener a nadie a mi antojo; solo se hace por orden del juez competente", agregó.

Por su parte, este lunes la jueza Fanny Cannesa ordenó formar un presumario para investigar las denuncias presentadas por González.

Populares de la sección

Acerca del autor