Exfuncionario K que escondía dinero en convento va a prisión

Político kirchnerista se negó a declarar ante el juez de la causa, Daniel Rafecas
El exviceministro de Obras Públicas José López, que tiene a Argentina impactada tras ser detenido cuando pretendía esconder US$ 9 millones en un monasterio, fue trasladado ayer jueves a una cárcel federal, tras negarse a declarar al mostrarse perdido y luego de haber pedido cocaína a gritos, informaron fuentes judiciales.

José López, de 55 años, se mostró como ido y no recordó su fecha de nacimiento al comparecer ante el juez federal Daniel Rafecas en una causa por enriquecimiento ilícito.

Más temprano, se habría mostrado nervioso, dándose golpes en la cabeza y reclamando a gritos cocaína, informaron las fuentes al canal de noticias TN y el diario La Nación.

López fue trasladado al penal de la localidad bonaerense de Ezeiza en medio de un fuerte dispositivo de seguridad, desde los tribunales federales de Buenos Aires.

El juez Rafecas lleva adelante una investigación iniciada hace ocho años contra el exfuncionario kirchnerista y actual parlamentario del Parlasur.

El exsecretario de Obras Públicas "manifestó su voluntad de negarse a declarar por el momento" ante el juez federal Rafecas que lo acusa de haber incrementado "de manera apreciable" su patrimonio "ilícita e injustificadamente" mientras ejercía la función pública, según el Centro de Información Judicial (CIJ).

El encuentro tuvo lugar después de que el acusado mantuviera una "prolongada entrevista" con su abogada, Irene Herrera, que asumió ayer la defensa del dirigente político, aunque se demoró unas horas porque cuando la Policía intentaba trasladarlo al despacho de Rafecas se había mostrado alterado, según la agencia estatal de noticias Télam.

Tras la audiencia, Rafecas confirmó a la prensa que López se negó a prestar declaración indagatoria aunque afirmó que el detenido, que el miércoles había tenido que ser sometido a pruebas médicas y psicológicas, "llegó al juzgado compensado" y "estuvo tranquilo a lo largo de toda la audiencia".

"Tuvo una larga entrevista previa con la abogada defensora y luego, cuando llegó el momento de indagarlo, el imputado se negó a declarar", dijo Rafecas, quien precisó que ahora tiene por delante hasta diez días hábiles para resolver la situación procesal de López por el delito de enriquecimiento ilícito.

El juez, que el miércoles ordenó varios allanamientos a propiedades del detenido, confirmó que la esposa y la suegra de López están imputadas en la causa, pero dijo que debe evaluar si corresponde o no convocarlas a prestar declaración indagatoria.

In fraganti

López fue detenido en la madrugada del pasado martes, cuando intentaba ingresar bolsos con US$ 8,98 millones en un convento de la localidad bonaerense de General Rodríguez, a 50 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires.

La Justicia considera que el patrimonio de López "no encuentra sustento con los ingresos registrados en dicho lapso" y que se verifican con los casi US$ 9 millones y "relojes de alta gama" que le incautaron al antiguo funcionario.

Quien se desempeñara como secretario de Obras Públicas de los gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández (2007-2015) quedó detenido por orden del Juzgado de Garantías de General Rodríguez, por presunto lavado de dinero y por portar un arma sin un permiso vigente.
Rafecas dijo que la decisión de trasladar a López a la cárcel de Ezeiza fue tomada en conjunto con el Juzgado de Garantías de General Rodríguez.

En tanto, el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, calificó el miércoles como "una obscenidad" la cantidad de dinero incautada y dijo que se encontraron 160 bultos o paquetes de billetes en "dólares, euros, yenes y moneda de Catar", así como seis relojes de lujo y un arma larga calibre 22.

Una vez detenido por los sucesos en el monasterio, Rafecas también dispuso el martes el arresto de López para indagarlo en el marco del expediente del que está a cargo y que se encuentra en pleno trámite.

"En términos sistémicos es complicado que el Estado argentino no pueda darse cuenta de que una persona está acopiando plata y se da cuenta ocho años después cuando la está tirando en un monasterio", dijo el miércoles Federico Delgado, el fiscal del caso, en declaraciones a radio Vorterix.

¿Loco?

"Escucha voces, está delirando. Tiene alucinaciones", describió el miércoles su abogada.
Los médicos descartaron una patología psiquiátrica. "Estaba un poco tensionado e hipertenso, pero no otra cosa", declaró el médico Patricio Diez el miércoles por la noche.

"El caso López" o "El Lopecito", como lo han bautizado medios y ciudadanos que expresan furia en las redes sociales, tiene a Argentina bajo conmoción.

Autoridades y líderes políticos de todos los partidos condenaron un hecho que coinciden en calificar como un puñal a la democracia.

Militantes y simpatizantes del kirchnerismo expresaron su decepción en cartas públicas, pero también dejaron en claro que los principios del proyecto político de centroizquierda que apoyaron no pueden cuestionarse por el delito, grave, de un funcionario.

Fuente: Agencias

Populares de la sección