Exigirán un plan de limpieza en actos políticos, ferias y a empresas

Para ser habilitados deberán presentar declaración jurada sobre residuos
Hasta ahora, cuando una organización, grupo o establecimiento pedía autorización a la Intendencia de Montevideo para realizar actividades en el espacio público, se comprometía a dejar el lugar en iguales o mejores condiciones en las que lo encontró. Sin embargo, esa "vaga" premisa no solía ser respetada. Los folletos, papeles y demás residuos quedaban tirados en las calles o plazas, y la comuna debía hacerse cargo de los costos de la limpieza.

Como forma de eliminar ese problema, a partir de ahora, presentar un declaración jurada de cómo se gestionarán los residuos será condición necesaria previa para obtener la habilitación.

La comuna emitió ayer una resolución firmada por el intendente, Daniel Martínez, en la que se afirma que "previo al otorgamiento de habilitaciones, permisos y/o autorizaciones asociadas a establecimientos o actividades en espacios públicos o locales de concurrencia masiva", se exigirá "la presentación de declaración jurada de residuos sólidos no domiciliarios o plan de gestión de residuos, según corresponda".

"Ningún servicio va a habilitar un local, o el uso del espacio público hasta tanto no se cumpla con este requisito"

La disposición abarca tanto a comercios, industras, organizaciones sociales o educativas, como a la realización de actos políticos, gremiales; a las ferias permanentes y temporales; y a todo tipo de puestos de venta o promociones.

El director de Limpieza de la comuna, Oscar Caputi, explicó a El Observador que el principal problema era con los espectáculos públicos y ferias. Pese a que se les otorgaba el uso del espacio y se establecía que "el peticionante debe entregar el espacio en las mismas condiciones o mejores, eso no se daba", dijo Caputi. Era "una frase muy vaga y a aveces se controlaba, y a veces no", agregó.

La consecuencia era que, además de que la ciudad quedaba sucia, se generaban costos adicionales para la intendencia, que no estaban previstos, explicó el jerarca.

Ahora, quienes quieran obtener el permiso deberán especificar previamente cuántas personas se estima que concurrirán, qué cantidad de residuos va a generar el evento, si se clasifican o no, y qué empresa, de unas 80 habilitadas por la comuna, se contratará para levantarlos.

En el caso de los comercios o industrias, la intendencia ya les exigía por decreto que presentaran una declaración o un plan de gestión de sus residuos, que no pueden ser depositados en los contenedores de uso común y deben ser trasladados al sitio de disposición final. La gran mayoría tampoco cumplía esa normativa.

Según indicó la resolución de la comuna, se desconoce el destino de los residuos generados de "un número elevado" de establecimientos que todavía no presentaron ese plan, "atentando contra la eficiencia del sistema de recolección de residuos domiciliarios y la limpieza de la ciudad". Esopromueve además la proliferación de basurales endémicos, señaló.

Es entonces que, según Caputi, a partir de esta resolución "ningún servicio va a habilitar un local, o el uso del espacio público hasta tanto no se cumpla con este requisito". La multa por no realizar la limpieza de acuerdo con la declaración o el plan presentado, puede ser de entre 20 y 350 unidades reajustables, es decir, entre $18.513 y $323.981 a valores actuales.

Populares de la sección