Experta advierte por llegada de cólera ante aumento de olas de calor

Pronostican que el fenómeno se dará con mayor frecuencia e intensidad en Uruguay
Las olas de calor son definidas como un fenómeno amenazante que tienen un gran impacto en la salud de las personas, en especial en los adultos mayores y en los niños. Y para Uruguay se vislumbra un crecimiento de estos fenómenos, por lo que ya se alerta por sus posibles consecuencias.

"Lo que se espera es que la frecuencia e intensidad de las olas de calor aumenten con el cambio climático", advirtió el director de cambio climático del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente y presidente del grupo de coordinación del sistema nacional de respuesta ante el cambio climático, Ignacio Lorenzo. Entre los eventos extremos que afectan a la salud, son considerados muy problemáticos y a los que se les debe prestar mayor atención.

En ese sentido, la experta colombiana en temas de salud y cambio climático, Gilma Mantilla, aseguró que hay enfermedades que podrían aparecer en sitios donde no existían antes, por cambios de temperatura, precipitaciones o viento, que "generan condiciones microambientales" que lo permiten. Es el caso de patologías presentes en áreas cercanas al ecuador, que el aumento de las temperaturas a nivel global va a permitir que se extiendan.

"En el caso de Uruguay que el zika llegue, que el chikungunya llegue, que aumente la leishmaniasis o problemas a través de los alimentos o el agua. Podrían tener la posibilidad de tener cólera o salmonelosis", ejemplificó Mantilla durante el taller de intercambio "Fortalecimiento de las capacidades del sector salud para atender las vulnerabilidades ante las olas de calor y proveer respuestas adecuadas".

Otra de las consecuencias ligadas al cambio climático es el aumento de la contaminación en el aire, lo que provocaría mayor cantidad de enfermedades respiratorias o cardiovasculares, que se asocian a olas de calor o de frío.

"Lo que se ha visto es todo lo que tiene que ver con hipertensión arterial, obesidad, diabetes, que son enfermedades que pueden generarse por la exposición al calor o agravarse", dijo la experta colombiana.

Alerta temprana

Mantilla advirtió sobre la necesidad de atender rápidamente las situaciones derivadas de las olas de calor. "Lo importante es no ser reactivos y esperar a que todas las personas lleguen con el problema", dijo. Es por eso que recomienda generar sistemas de alerta temprana, conocer las vulnerabilidades de la población y las capacidades del sistema de salud ante estos eventos.

En ese sentido, el director de cambio climático adelantó que se busca generar un mecanismo de alerta temprana que permita "con uno o dos días de antelación" conocer las posibilidades de que se produzca el fenómeno para poder alertar a la población y al sector salud para que se preparen. En el sistema nacional de respuesta temprana ante el cambio climático trabajan desde este año en desarrollar una "política nacional" para desarrollar acciones concretas en el territorio "con una visión de largo plazo", dijo Lorenzo.

En tanto, el director del Sistema Nacional de Emergencias, Fernando Traversa, sostuvo que "el cambio es pasar de la comprensión de ser un país donde nada acontece a ser un país donde hay que gestionar riesgos".

Aumento mundial

El asesor del Instituto Nacional de Meteorología, Mario Bidegain, aseguró que "es muy difícil afirmar categóricamente" que efectivamente existe en este momento un cambio climático, pero que sí se observa una variabilidad de las temperaturas.

Las proyecciones indican un aumento que se corresponde con el crecimiento de los gases de efecto invernadero. En el caso de Uruguay, se espera que la temperatura aumente entre 1,5º y 3,5º para finales de siglo.

"Para mediados de este siglo se habla de incrementos de 1º o 1,5º, lo que podría decirse que es mañana porque estamos muy cerca", dijo Bidegain.

Populares de la sección