Experto cuestiona tolerancia en controles anunciada por la IMM

El costarricense Roy Rojas dijo que debe haber "fiscalización con dientes"
El La fiscalización rigurosa de las normas de tránsito es de las primeras cosas que las autoridades deberían implementar para mejorar los índices de siniestralidad. Esa fue una de las conclusiones que sacó el costarricense Roy Rojas, experto en seguridad vial, en un desayuno de trabajo organizado por el Automóvil Club del Uruguay. Rojas es el director del Consejo de Seguridad Vial de Costa Rica, además de haber sido asesor internacional en Seguridad Vial de la Organización Mundial de la Salud.

En diálogo con El Observador, el experto cuestionó el hecho de que la Intendencia de Montevideo haya anunciado que habrá cerca de 20% de tolerancia en los controles de velocidad que se realizarán desde el Centro de Gestión de Movilidad. "No debe ser para publicitarlo. Es una mala señal, es un discurso contradictorio: 'la velocidad mata pero te voy a dar una flexibilidad y una tolerancia'", dijo y luego remató: "Se debe ser cero tolerante".

El director de Tránsito de la Intendencia de Montevideo, Pablo Ferrer, había admitido en diálogo con El Observador que los inspectores tendrán un margen de tolerancia a la hora de aplicar multas por velocidad durante la fiscalización que se hará a través del Centro de Gestión de Movilidad. Luego, el secretario general de la administración, Fernando Noptisch, aseguró en radio Sarandí que ese margen de tolerancia rondará el 20%.

Mostrar los dientes

Durante la conferencia, el especialista en seguridad vial manifestó que la fiscalización del tránsito "tiene que ser con dientes" -en referencia a la rigurosidad con que deben implementarse los operativos- e hizo hincapié en la importancia de que esos controles estén acompañados de una buena comunicación para disuadan a la población de cometer infracciones. Como ejemplo negativo, el especialista señaló el siniestro que tuvo el futbolista chileno Arturo Vidal, que en 2015 tuvo un accidente mientras manejaba alcoholizado a 160 kilómetros por hora. En medio de la Copa América, la Justicia decidió dejarlo en libertad y de ese modo el deportista pudo continuar jugando en el campeonato.

Rojas aseguró que cuando no hay consecuencias en el incumplimiento de normas, las autoridades que tratan el tema de seguridad pierden credibilidad. En ese sentido, dijo que "los controles aleatorios" son los que funcionan y que la persona que rompe la norma vigente "tiene que experimentar que haya sanción".
El especialista reconoció que Uruguay "está caminando hacia un horizonte que es el correcto" y que tiene buenos resultados en siniestralidad vial si se compara con el resto de los países de la región.
De todos modos, advirtió que los controles del tránsito que se realicen deben ser "totalmente visibles" y los conductores tienen que tener conocimiento de dónde están ubicados los puestos de fiscalización. "Los controles deben totalmente visibles y totalmente abiertos, aquello que era de modelos pasados en que los controles estaban detrás de un árbol o escondidos, eso no funciona, eso no funciona porque entonces no hay respeto por la autoridad, es temor por la autoridad", recalcó Rojas. "La autoridad fiscalizadora tiene que generar respeto y no temor", agregó.

Ciudadanos de segunda

En el encuentro también estaba presente el director de la Unidad Nacional de Seguridad Vial, Alejandro Draper, quien se mostró crítico con la diferencia en la atención de siniestros que se da en Montevideo en comparación con el interior. "Acá tenemos ciudadanos de segunda y de primera. Un ciudadano de Montevideo es de primera, un ciudadano de Flores es de segunda. Tené un siniestro en Flores, a ver qué pasa", instó el jerarca con respecto a la escasez de servicios de emergencia en el interior del país.

Populares de la sección