Experto sugiere aplicar la receta chilena para gestionar los entes

Holding nuclea y dirige empresas públicas en el país trasandino
"Al tiro". De acuerdo al chileno Domingo Cruzat, Uruguay tendría que poner manos a la obra "ya" para armar un sistema que nuclee a las empresas públicas y las aísle de la discrecionalidad política. Este ingeniero civil industrial habla del tema con su experiencia propia a cuestas: durante la presidencia de Sebastián Piñera (2010-2014) se desempeñó como presidente del Consejo del Sistema de Empresas Públicas, conocido como SEP.

El SEP es el "organismo técnico asesor del Estado en relación a la evaluación de la gestión y del gobierno corporativo de las empresas del sector estatal", según como se define en su sitio web.
Cruzat dio ayer algunas "lecciones" del modelo chileno en el IEEM, la escuela de negocios de la Universidad de Montevideo (UM). El rol del Consejo, explicó, es "ejercer la propiedad" de estas empresas, en representación del Estado y de los ciudadanos. De hecho, es su obligación informar a la población cada año sobre qué pasó con cada una de ellas.

El experto dijo que se trata de un "holding, tal como puede haber un holding de empresas privadas".
Este agente debe velar por el buen funcionamiento de 21 empresas "de la más variada índole": desde los metros de varias ciudades chilenas hasta instituciones sanitarias, pasando por la Casa de la Moneda. Entre otros, este actor es el encargado de nombrar a los directores de cada empresa.
Son nueve los miembros que forman parte del consejo directivo del SEP. Mientras que su responsable es designado por el presidente de la República, el resto es elegido por diferentes ministerios y la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo).

Este Consejo –que está a su vez dividido en tres comités– sesiona el menos una vez al mes.
No son muchas las personas que trabajan en el organismo. Se trata de un "holding chiquito de 25 personas que ha sido debidamente empoderado", dijo Cruzat.

Los ejecutivos del SEP supervisan cada uno tres o cuatro empresas. Cada proyecto presentado se evalúa y, si no se lo considera realizable por algún motivo, se puede frenar su puesta en marcha.
¿Cuánto se infiltra la política en estas empresas? Según el chileno, en las áreas técnicas, "muy poco".
En el primer mandato de Michelle Bachelet, señaló Cruzat, se recurrió a head hunters (reclutadores) para conseguir directores de empresas públicas. Al asumir Piñera –y cambiar el signo político de la administración– algunos de los gerentes de estas empresas se mantuvieron.

"No hay mucho sesgo político en la elección de los directivos", sostuvo. La decisión más importante, enfatizó, es "nombrar un directorio capaz y competente".

Tipos de empresas


Cruzat distinguió tres tipos de empresas estatales: las netamente comerciales que deben ganar dinero y repartirlo); otras más mixtas (como Correos de Chile, ejemplificó); y algunas donde la labor es netamente social (no por esto deben perder dinero, aclaró).
El SEP controla el desempeño de las empresas bajo su égida de tres maneras: a través de su presupuesto (que es controlado todos los meses); la potestad de llamar al presidente y gerente general a rendir cuentas; y reuniones bianuales con estos dos actores donde se da cuenta del grado de avance de los proyectos en curso.

La situación en Uruguay

Entre 2002 y 2016, el 43% de los presidentes de ANCAP, UTE y ANTEL tenía carrera en la empresa, solo el 14% poseía estudios en dirección de empresas y el 64% venía con experiencia en dirección de empresas. Estos datos se desprenden de un relevamiento compartido por el director del Centro de Economía, Sociedad y Empresa del IEEM, Ignacio Munyo, antes de la conferencia.

Populares de la sección