Expertos alertan sobre los impactos del pedido de aumento de sueldo del PIT-CNT

La central obrera exige para la próxima negociación un crecimiento de los salarios que hoy se encuentran debajo de las $ 14.000. Las patronales lo miran con preocupación, los trabajadores advierten que daran batalla y los expertos advierten

El reclamo del PIT-CNT de implementar ajustes diferenciales para los sueldos de hasta $ 14.000 en los próximos Consejos de Salarios ya genera preocupación en ámbitos empresariales, desde donde se observa con escepticismo el contexto económico actual marcado por la desaceleración y el aumento de los envíos a seguros de paro.

“Venimos de una situación complicada en competitividad de nuestros productos y de varios años de recuperación salarial (…) Tenemos que bajar la pelota al piso”, señaló Gabriel Murara, vicepresidente de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU). “También es preocupante el tema de la inflación y el del tipo de cambio, y para peor tenemos el combustible más caro del mundo”, remarcó, al tiempo que llamó sobre las consecuencias que puede generar dar prioridad a los productos importados. “Venimos perdiendo mano de obra y la vamos a seguir perdiendo”, subrayó.

Pero esto no es lo único que inquieta a las patronales. El hecho de que el aumento vaya a acompañado de un incremento de la productividad también es un punto que reclaman los empresarios.

Álvaro Queijo, presidente de la Unión de Exportadores (UE), dijo a El Observador que “en el marco de las negociaciones los aumentos diferenciales tienen que estar vinculados a un cambio en la productividad y en los hábitos de trabajo, sino el aumento no sería real”. 

Señaló que no considera negativa la propuesta de aumentos diferenciados, pero aclaró que para eso se deben enfrentar otros problemas que hacen a la productividad, como la falta de compromiso de los trabajadores y el ausentismo. “En todo aumento tiene que haber una contrapartida de la otra parte”, afirmó. En este sentido, llamó la atención sobre el alto índice de ausentismo que registran algunas empresas. Si bien Queijo, no supo dar cifras concretas sobre presentismo, sí explicó que el problema se presenta en el 6 o 7% de los trabajadores. La baja del desempleo ha llevado a las empresas a tomar personal sin hábitos de trabajo, que “cuando cobran la primer quincena, al otro día faltan”, indicó.

El presidente de la UE también advirtió que de concretarse el aumento requerido por la central sindical, las empresas que se verían más afectadas serían las más chicas porque actualmente las grandes, por lo general, pagan por encima de los $ 14.000.

Pero el PIT-CNT lejos de estos planteos no se baja de su reclamo y adelanta que no descarta ninguna medida para conseguir el aumento salarial que considera oportuno. “Incrementar los salarios más bajos a $ 14.000 está dentro de nuestra plataforma y de no alcanzarse tomaremos las medidas oportunas. No descartamos ninguna”, adelantó a El Observador el dirigente del PIT-CNT, Ismael Fuentes, quien aclaró que las medidas dependerán también de cada sector.

Durante las próximas semanas se definirán los criterios que regirán los Consejos de Salarios que marcarán las pautas a partir de julio. La idea de empujar el crecimiento de los salarios de hasta $ 14.000 fue reafirmada durante la última mesa representativa del PIT-CNT.

“Con los brazos cruzados no nos vamos a quedar”, dijo Fuentes. “Ya vislumbramos que el escenario va a ser muy confrontativo sobre todo por las cámara empresariales, que no han dado buenas señales”, agregó el sindicalista, quien, por otro lado, adelantó que las declaraciones públicas de las personas del gobierno son positivas y no les genera inquietud.

Este lunes el ministro de Trabajo, Eduardo Brenta señaló en declaraciones a radio Sarandí que el gobierno “coincide con la preocupación del PIT-CNT, que luego de ocho años de crecimiento con cifras importantes, los trabajadores tienen que ser beneficiados por este crecimiento, analizando la realidad de cada sector”.

La mirada de los economistas
Consultado sobre el tema, el economista Javier De Haedo señaló a El Observador que la propuesta del PIT-CNT puede generar diversos efectos dependiendo del sector.

En el caso de que el sector se vea obligado a aumentar los salarios, pero no tiene como hacer frente a este incremento, entonces las empresas deberán reducir la plantilla y eso generará mayor desempleo, pero no más inflación.

Por el contrario, si en el sector, las empresas pueden hacer frente al aumento de salarios y a la vez mantener a sus trabajadores, entonces el impacto se verá sobre la inflación, que  aumentará.

A modo general, el economista apuntó que en la medida que los salarios acompañen la productividad, la propuesta de la central obrera no debería generar problemas. El tema, resaltó, es que, por lo general, los salarios más sumergidos son los de menos productividad, por lo tanto, en términos generales, subirlos implicaría un incremento de la inflación.

Pablo Moya de la consultora Oikos coincidió con De Haedo y manifestó a El Observador que si se verifica un aumento de los salarios, el impacto en la inflación va a ser al alza. “Plantear ajustes salariales fijos genera rigidez para ajustar a la baja, por eso no parece ser el camino  más adecuado”, agregó.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios